Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 20 de abril de 2018

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Antonio Bascones Martínez

Catedrático de Medicina Bucal y Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid.

Cirujano Máxilofacial, Licenciado en Ciencias Biológicas.

Presidente de Honor del Colegio de Odontólogos de Madrid.

Doctor Honoris causa de varias Universidades.

Miembro de las Reales Academias Nacionales de Medicina, de la Real Academia de Doctores de España.

Premio Santa Apolonia de España (1996).

Autor de 35 libros de la especialidad y más de 350 artículos científicos.

Autor de una novela y un libro de poemas.

Ex Presidente de la Sociedad Española de Estomatologia, de la Sociedad de Medicina Oral, del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid, Ex vicedecano de la Facultad de Odontolgia de la Universidad Complutense.

 

Datos personales

Nombre: Antonio Bascones Martínez

Correo electrónico: antbasco@odon.ucm.es

Teléfono: 915334212-913942019-609177582

Datos complutenses

Vinculación

Centro

Inicio

1970

Datos literarios

Obras

Premios y reconocimientos

 

35

 

 

Entrevista entre expertos

Prof. Dr. Antonio Bascones Martínez

Catedrático de Medicina Bucal y

Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid.

Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y

Estomatólogos de la I Región desde 1983 hasta 1995.

Presidente de Honor del Ilustre Colegio Oficial

de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región.

Premio Santa Apolonia 1996 del Consejo General.

Presidente de la ONG "Dentistas sin Fronteras".

Dr. Miguel Carasol Campillo

Médico Estomatólogo.

Máster en Periodoncia por la Universidad

Complutense de Madrid.

Vocal de Periodoncia de la Comisión Científica

del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y

Estomatólogos de la I Región.

El Profesor Antonio Bascones forma parte de la historia más brillante de la

Odontología española reciente. En este sentido, no podría entenderse la evolución

de la Medicina Oral, la Periodoncia y la Implantología sin su presencia

en los campos de la clínica, la docencia y la investigación. Para mí es muy

importante resaltar que no estamos entrevistando a alguien que vive de sus

recuerdos, sino a una persona muy activa y que tiene multitud de discípulos con

un ejercicio profesional pleno en la actualidad, entre los que me honra figurar,

así como una gran cantidad de alumnos jóvenes, que son el futuro ineludible

de estas ramas tan importantes de la Odontología.

Dr. Miguel Carasol Campillo

Cient. dent., Vol. 7, Núm. 1, Abril 2010. Págs. 00-00.

36

Prof. Dr. Antonio Bascones Martínez

Dr. Miguel Carasol Campillo >

Cuánto tiempo enseñando... ¿qué has aprendido?

Empecé de profesor con veintitrés años y con veintiséis era

Profesor Adjunto por oposición. A la Cátedra me presenté

con treinta años, pero a juicio del Tribunal era demasiado

joven y a pesar de aprobar todos los ejercicios la plaza la

dejaron vacante. Conseguí la plaza a los tres años siguientes.

Como ves largo tiempo me lo fiáis.

Tengo a orgullo que todos mis puestos los he conseguido

por oposición. En total 8 ganadas a diferentes Ministerios

de Educación, Sanidad, Seguridad Social, etc. En el Ministerio

de Igualdad no tengo ninguna, pero no pierdo la esperanza

(risas).

En cuanto a lo aprendido, cada día aprendo cosas nuevas y

generalmente de mis colaboradores, de mis alumnos y de

mis hijos que me enseñan muchas cosas. Sigo con la ilusión

de aprender y mejorar cada día.

Es un tópico, pero pocos como tú pueden contestar

a esto, ¿cómo ha evolucionado la Odontología, y

concretamente la Periodoncia, en todos estos años

según tu propia experiencia?

Los cambios han sido enormes. La odontología conservadora,

los materiales utilizados en cada pequeña actuación,

la prótesis, la endodoncia y en los últimos años, la implantología.

De la Periodoncia han cambiado hasta los conceptos

en el diagnóstico, la respuesta del hospedador, la inmunología

y la microbiología, los materiales. Seguir con los

cambios haría esta entrevista monográfica.

Si cuando acabé me hubieran invernado y apareciera ahora

en la profesión posiblemente me tendrían que internar en

un psiquiátrico.

Hoy día una clínica moderna no se parece en nada a la que

yo comencé. Es increíble la cantidad de técnicas, conceptos,

materiales, aparatología que tenemos en el momento

actual y que hace unos años ni siquiera podíamos pensar

en utilizar. Los diseños de las clínicas, la higiene, las técnicas

de marketing, las asociaciones de profesionales, el modo de

relacionarse y trabajar. Todo es diferente.

En referencia al futuro y a asuntos tan candentes

como el Plan de Bolonia, ¿cómo vives los cambios de

la Universidad en los últimos tiempos?

Yo creo que muchos de los conceptos presentados en el Plan

de Bolonia, en nuestras Facultades los llevamos desarrollando

hace muchos años. El contacto con los alumnos, las presentaciones

en power point, las sesiones clínicas y los foros de

discusión hace mucho tiempo que los practicamos. Lo que

me parece muy bien es conseguir una unidad de titulaciones

en Europa, pero no hay que creer que el Plan de Bolonia es

la panacea. Se necesita mucho trabajo y un importante aumento

de los presupuestos que en este momento no existe.

Otra pregunta clásica, pero ineludible por tu

experiencia, ¿qué aconsejarías a un alumno que

quiere empezar a estudiar la carrera de Odontología,

y a otro que va a terminar en este curso académico?

Al que comienza, mucha ilusión, tesón y esfuerzo. Al que

acaba, formarse lo mejor posible y tratar de conseguir la excelencia.

Es aquí donde radica el éxito de cualquier profesión.

Es curioso, pero cuantos más años tienes, más

te preguntan por el futuro. ¿Qué opinas sobre la

evolución de las Ciencias de la Salud en nuestro

entorno y hacia dónde crees que va el cuidado de la

boca de nuestros pacientes?

Las Ciencias de la Salud han tenido un gran cambio en los

últimos años y por supuesto de una manera positiva. La medicina

en España es de una gran altura y muy por delante

de muchos países de nuestro entorno. Los cambios que

vislumbro son la prevención, el mayor cuidado de la boca

por su enorme implicación con el sistema general (diabetes,

cardiopatías, hipertensión, etc.). El odontólogo deberá en el

futuro preocuparse más de estos aspectos. Es decir, dar un

mayor énfasis en cuidar del paciente más que a tratarle.

¿Qué sientes al saber que la Sociedad Española de

Periodoncia acaba de cumplir cincuenta años?

Pues que gran parte de ellos los he vivido yo y que la Periodoncia

en la Facultad de Odontología ha cambiado totalmente.

Esta etapa la he vivido y protagonizado yo, de lo que

me siento orgulloso por lo que pudiera haber aportado.

Has sido capaz de motivar hasta a tu propia familia.

¿Qué sensación te da tener alumnos tan especiales?

En efecto tengo dos hijos odontólogos que han tenido la

suerte de entrar en la UCM por sus notas de selectividad

y que se han formado adecuadamente desde el principio

Si cuando acabé me hubieran invernado

y apareciera ahora en la profesión posiblemente

me tendrían que internar en un

psiquiátrico

Pág. 00. Cient. dent., Vol. 7, Núm. 1, Abril 2010.

37

Entrevista Entre Expertos. (Máster, Doctorado, etc.). Ejercen la profesión creo que con

gran calidad técnica, científica y humana. Mi hija mayor es

médico y doctora también, y después de realizar el MIR en

Reumatología se dirigió a la industria farmacéutica y ocupa

un buen puesto. El cuarto trabaja en una empresa de consultoría

importante, ha realizado un curso de posgrado en

la Universidad de Berkeley y ahora está realizando un Executive

MBA en una escuela de negocios de prestigio.

Siempre he creído que el mejor dinero y tiempo empleado

es la formación y la excelencia. De esta manera la crisis

siempre será menor; por ello he tratado de orientar su formación

en esta línea.

En este sentido, ¿qué consejos les das como padre y

maestro?

Que sigan formándose, trabajando con ilusión y responsabilidad

y que traten de ayudar a los que se encuentren en

el camino. De formarse nunca se acaba.

Profundizando un poco más en este tema, ¿quién

hace las incisiones y desbridamiento al pavo en

Navidad?

Esa faceta la desarrolla mi mujer muy bien, pero la realidad

es que no tomamos pavo.

¿Cómo es Antonio Bascones cuando se quita la bata

o la toga?

Eso es difícil que lo diga yo, lo tendrían que decir los demás.

"Nuestras vidas empiezan a acabarse el día que guardamos

silencio sobre las cosas que realmente importan", decía Martin

Luther King. Ese lema lo he tratado de llevar en mi vida,

siempre con coherencia y sinceridad lo que a veces ha significado

críticas y sinsabores, pero fui fiel a mis principios.

Te puedo decir que siempre he tratado de ser maestro más

que profesor, transmitir valores y principios, además de conocimientos.

El profesor sabe, conoce y enseña, el maestro

sabe, conoce, enseña y ama. Sin embargo te puedo decir que

soy optimista, ilusionado con todo, el vuelo de una gaviota o

una puesta de sol. Todo me apetece conocer y experimentar.

No sigo sólo viviendo de recuerdos, sino que también tengo

muchas ilusiones y algunas de ellas trato de llevarlas a cabo.

Y como dice la canción, ¿a qué dedica el tiempo

libre?

A leer, escribir y viajar y en el invierno de la vida, como decía

el Rey Alonso de Aragón, quiero leña vieja que quemar,

vino viejo que beber, viejos libros que leer y viejos amigos

para hablar.

¿Qué has escrito y qué estás escribiendo ahora?

En el área de la ciencia unos 36 libros y unos 400 trabajos,

muchos de ellos internacionales y en revistas de impacto.

Ahora estoy con una trilogía, que está casi terminada. El

tercer libro lo escribí sobre Cartagena de Indias y los piratas.

De momento solo tengo publicado el primero La última

experiencia. Espero que las otras dos novelas vean la luz

Cient. dent., Vol. 7, Núm. 1, Abril 2010. Pág. 00.

38

Prof. Dr. Antonio Bascones Martínez

Dr. Miguel Carasol Campillo >

en los próximos meses. También tengo un par de libros de

poesía y sobre todo muchos escritos sobre diferentes temas

de la vida, la excelencia, el tesón y el trabajo, la investigación,

los valores y principios etc.

¿Quiénes son las personas más importantes de tu

curriculum vital?

En primer lugar mi mujer y después mis hijos. Consuelo

estuvo desde el principio en mi andadura y siempre me

ayudó. No podría haber realizado lo que hice sin que ella

no hubiera estado a mi lado. En el aspecto científico el Prof.

Isaac Sáenz de la Calzada y el Prof. Calatrava. En la Clínica

diaria, mi padre que me inculcó el valor del trabajo y sacrificio

así como la responsabilidad de la excelencia y lo bien

hecho con honestidad.

Pág. 00. Cient. dent., Vol. 7, Núm. 1, Abril 2010.

Facultad de Odontología nombra Profesor Honorario al Prof. Dr. Antonio Bascones

 

 

 

 

 

 

 

El Decano de esta unidad docente, Prof. Julio Ramírez, otorgó tan alta distinción al destacado académico español de la Universidad Complutense de Madrid. La actividad se efectuó en el marco de las segundas Jornadas Nacionales de Patología Buco Máxilo Facial, desarrolladas en esta unidad docente.

En una solemne ceremonia realizada hoy, las autoridades de la Facultad de Odontología otorgaron un diploma al Prof. Dr. Antonio Bascones Martínez, de la Universidad Complutense de Madrid, España, que reconoce su calidad de Profesor Honorario de esta unidad docente de la Corporación.

La actividad se efectuó en el marco de las segundas Jornadas Nacionales de Patología Buco Máxilo Facial, desarrolladas ayer y hoy en la Facultad de Odontología. El acto, que se efectuó en el Aula Magna del recinto, fue presidido por el Rector, Prof. Luis Riveros, con la asistencia del Decano, Prof. Julio Ramírez; del Vicedecano, Prof. Francisco Omar Campos, y del director de las segundas Jornadas Nacionales de Patología Buco Máxilo Facial, Prof. Nelson Lobos.

En la ocasión, el Prof. Ramírez hizo una breve presentación de las virtudes y el nutrido currículum del connotado académico madrileño, que destaca entre otros ámbitos, en la investigación y transmisión del saber en estomatología. "Me siento muy contento y gratificado porque creo que un homenaje como el que otorgamos hoy no puede tener un mejor entorno que éste, un entorno universitario, un entorno que él conoce, porque cuando uno lee su currículum se da cuenta de que la universidad ha sido su vida", sostuvo.

En 1967, el Prof. Bascones obtuvo el título de Licenciado en Medicina y Cirugía, alcanzando dos años más tarde la especialización como médico estomatólogo. En 1972 logró los títulos de Doctor en Medicina y Doctor en Estomatología. Ha recibido 20 premios y distinciones; es miembro de 17 sociedades científicas; tiene 196 publicaciones desde 1970 hasta el año 2002, las que incluyen 33 libros editados desde 1986 a 2002, y ha sido director de cuatro revistas. Es presidente de la ONG "Dentistas sin fronteras".

El Rector Riveros señaló que este galardón era muy merecido a un académico con un currículum muy destacado. "A mí me parece importante que se reconozca el aporte que el Profesor Bascones ha hecho en el trabajo educativo. El muy bien lo ha dicho, hacer universidad es educar, pero al mismo tiempo para ello también es necesario investigar. Ha sido una notable contribución científica, todo lo cual es razón para que haya sido invitado a participar de nuestra comunidad académica en calidad de profesor honorario", señaló la máxima autoridad de la Corporación.

Por su parte, el homenajeado dijo que "estoy muy contento porque este es un reconocimiento a un trabajo permanente con algunos profesores chilenos que han ido a estudiar a la Universidad Complutense. Sería interesante que el Rector Riveros pudiera viajar a Madrid, para entablar acciones mucho más concretas de un convenio que es el armazón de nuestras relaciones académicas, con intercambio de profesores, programas, de publicaciones y proyectos en beneficio de nuestras comunidades universitarias", propuso.

 

 

 

 

Entrevista entre expertos.

Retomamos esta sección con la entrevista que el Dr. Antonio Bascones, máxima figura en el campo de la odontoestomatología y experto de renombre en este ámbito, concede a la Dra. Araceli Morales, experta en Implantología y Perio­doncia y Presidenta de la Sociedad Española de Implantes.

Como en esta ocasión, y a lo largo de próximas ediciones, diferentes expertos y especialistas de la odontología continuarán ofreciendo su profunda visión sobre diversas materias basándose en una gran experiencia científica y profesional.

 

Dra. Dña. Araceli Morales.

Doctora en Medicina por la Universidad de Granada y Especialista en Estomatología, la Dra. Araceli Morales ejerce su práctica principal en Implantología y Periodoncia desde 1986 en Madrid.

Vocal del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región y Académico de la Pierre Fauchard, la Dra. Morales es la actual Presidenta de la Sociedad Española de Implantes (SEI).

Dr. D. Antonio Bascones.

Doctor en Medicina y Estomatología, Licenciado en Ciencias Biológicas y Cirujano Maxilofacial por vía MIR, el Dr. Antonio Bascones ostenta el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de Villarreal (Lima) y Profesor Honorario de la Universidad de Cayetano de Heredia y la Universidad de Santiago de Chile.

Con un gran bagaje de conocimiento y con esta reconocida experiencia, el Dr. Bascones también ha obtenido el Santa Apolonia en 1996, galardón otorgado por el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, y ha sido nombrado Presidente de Honor del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región.

Actualmente, el Dr. Bascones compagina su práctica clínica habitual con sus cargos como Catedrático de Medicina Bucal y Periodoncia y Director del Master de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid.

Cient. dent., Vol. 3, Núm. 2, Agosto 2006. Págs. 00-00.

> 

32

 

1. ¿Cómo ve un profesional de su experiencia y vasta formación la odontoestomatología hoy en día?

La veo cada vez más desarrollada y, especialmente, dedi­cada a aspectos estéticos y de conservación de dientes. Hace años la tendencia era más hacia la extracción, pero hoy día vamos más a conservar y mejorar lo que tenemos. No obstante, el mercado de trabajo se está haciendo cada vez más estrecho, por lo que la especialización de los trata­mientos cada vez es más sofisticada.

2. Que los tiempos cambian es evidente y necesario, pero ¿en qué dirección? ¿Cuál es el concepto de profesión que podemos tener en la actualidad?

El concepto de profesión en la actualidad es más preventi­vista y especializado. Cada vez más, los profesionales se van preparando en campos más específicos como periodoncia, endodoncia, implantes, rehabilitación, etc.

En cuanto al ejercicio profesional, es cada vez más frecuente la alianza de varios profesionales que se ocupan cada uno de una parcela diferente con lo que, independiente de que el ejercicio sea de una alta calidad, los gastos de estas clíni­cas están repartidos entre varios.

3. ¿Cómo ve la enseñanza en las facultades de odontología?

En principio, la enseñanza de la odontología es buena en líneas generales, aunque dependiendo de ciertas áreas o ciertas Facultades la enseñanza puede adolecer en grado importante de un alto nivel de información y calidad. No siempre el profesorado está preparado y, en muchas oca­siones, ha llegado al puesto docente merced a leyes uni­versitarias de tipo endogámico, con lo cual lo que transmite no siempre es lo mejor.

Por otra parte, algunas Faculta­des privadas han comenzado su andadura pensando más en los aspectos crematísticos de la en­señanza que en la calidad de la transmisión del conocimiento. Y, en tercer lugar, el alumno que a veces llega no es el me­jor preparado, pues su formación se ha basado más en fac­tores del momento (examen, tipo del mismo, apuntes de clase, etc.) que en búsqueda y estudio de libros, revistas, etc. Intuyo que, en los últimos tiempos, las Facultades, qui­zás derivado de las circunstancias y presiones del mercado, están cambiando de criterio y tratando de que el profeso­rado tenga una mejor formación.

Por todo ello, cuando se cierra este triángulo del profesor endogámico, facultad crematística y alumno miope, la en­señanza obviamente no puede alcanzar el nivel adecuado.

La enseñanza requiere una dedicación total y un profeso­rado no de un día o un par de días a la semana, sino que investigue, que publique, que tenga proyectos de investiga­ción, etc.

Las evaluaciones del profesorado van por este camino y, si no son positivas, mal se puede transmitir conocimiento. Me vienen a la cabeza profesores de Universidades españolas que han publicado sólo un par de artículos, en revistas de segunda o tercera fila, y que han estado en tribunales juz­gando a otros con un buen currículum. Estos casos para mí son barbaries de la ciencia.

¿Qué se puede esperar de estos profesores? Pues bien, lo que aquí afirmo no son casos aislados, son fruto de me­canismos de selección de profesorado inadecuados. Hay otros que explican sin haber visto pacientes o sin haberlos tratado. ¿Pueden transmitir conocimiento? Los alumnos de estos profesores tienen que superar un escollo comple­mentario, el de no haber recibido un buen conocimiento o, lo que es peor, un buen ejemplo científico. Esto último para mí es lo más grave, pues la falta de conocimiento se puede obviar posteriormente con el estudio.

4. ¿Se les transmite a las nuevas generaciones que tratarán a pacientes con todo lo que ello implica?

Sí, creo que la transmisión a los alumnos que van a ir al mercado profesional a diagnosticar y a tratar es buena, aun­que se les debe enseñar antes a prevenir, que son mensajes que se dan cada día y en cada enseñanza. Sin embargo, también es necesario transmitir conceptos.

La enfermedad tiene un subs­trato innegable en el que la base conceptual ocupa un lu­gar destacado. Es necesario hacer un esfuerzo ímprobo para transmitir esto, pues de lo contrario seríamos simplemente técnicos que repiten una cosa sin saber por qué y para qué, aunque se sepa el cómo. La profesión se perfila cada vez más en un sentido biológico, por lo que el profesor debe pergeñar una serie de conocimientos que den base concep­tual a la enfermedad y a la patología. Es difícil columbrar el destino final de la profesión, pero en un futuro no muy lejano la biología, la regeneración de lo perdido, la genética y la bioquímica serán cada vez más importantes.

"Por todo ello, cuando se cierra este trián­gulo del profesor endogámico, facultad crematística y alumno miope, la enseñan­za obviamente no puede alcanzar el nivel adecuado."

Pág. 00. Cient. dent., Vol. 3, Núm. 2, Agosto 2006.33

ENTREVISTA ENTRE EXPERTOS.

5. ¿Qué opinión le merece la implantología en España?

La implantología en España ocupa un lugar destacado en la práctica mundial. Hemos llegado a un punto en el que los implantólogos españoles realizan tratamientos de un alto nivel científico y las indicaciones han ampliado este campo.

Podemos decir que es una práctica normal en las clínicas dentales. Sin embargo, justo es decirlo, nos encontramos con odontólogos que se introducen en este campo sin te­ner una formación adecuada, teniendo como primer interés el colocar un cartel en su clí­nica anunciando la implanto­logía, sin tener en cuenta que el cartel debe venir por detrás de la formación. Por lo tanto, recomendamos a los que quie­ran ofrecer a sus pacientes este tipo de tratamientos que sepan elegir un modelo de formación adecuado, tanto en los as­pectos teóricos como prácticos, y después, y poco a poco, vayan realizando este tipo de tratamientos, comenzando naturalmente por los más sencillos hasta llegar, posterior­mente, a los más sofisticados.

6. En la SEI vemos con cierta preocupación la proliferación de cursos, masters, postgrados... en esta disciplina. ¿"Todo vale" en implantología? Me gustaría su más que autorizada opinión al respecto.

En efecto, hay una gran proliferación de cursos alrededor de la implantología. Yo creo que a la poca preparación y experiencia de algunos dictantes se une la frivolidad de uso de términos como Master. Para mí, este nombre incluye un respeto importante, derivado de la exigencia de muchas horas de estudio y trabajo y, sin embargo, se aplica a cursos de módulos, fines de semana o un par de días. Comparar un Master de la UCM, por ejemplo de 3.500 horas con una dedicación de 9 de la mañana a 15 horas todos los días de la semana y un par de tardes de 5 a 8 de la noche, con otro de un día a la semana es, cuando menos, grave. Creo que con la utilización de este término se está equivocando al alumno. Otra cosa es organizar cursos de formación que, si se dan en las debidas condiciones académicas por parte del profeso­rado (lo que no siempre ocurre), pueden ser positivos. En suma considero urgente y necesario regular estos cursos, los nombres que se aplican y los profesores que los imparten.

7. Precisamente por la omnipresencia de la implantología puede parecer que es la única opción de tratamiento para todos los pacientes y, sin embargo, ¿cuál es su opinión como experto periodoncista?

En efecto, parece hoy día que el único tratamiento válido son los implantes. Cada vez estoy viendo más casos de pa­cientes que vienen a mi clínica con propuestas diagnósti­cas de extracciones masivas para, posteriormente, realizar la colocación de implantes. Por ello, creo que la ética de la pro­fesión esta recorriendo situa­ciones peligrosas de "border line". Se considera la implanto­logía una panacea terapéutica y esto es un error que debe desterrarse perentoriamente de nuestro quehacer profesional. Tenemos que verla como una técnica más al servicio del paciente y de la odontología. La solución de los pacientes pasa por muchas fases antes de llegar a la implantología.

8. Células vivas, células madre, ingeniería genética... ¿Qué beneficios reales ofrece a nuestros pacientes toda la interesantísima investigación en este campo que se está desarrollando de manera imparable?

Esta bioingienería tisular es el futuro de la Medicina y de la Odontología. No sólo será útil en enfermedades degene­rativas del sistema nervioso (Parkinson, Esclerosis múltiple, Esclerosis lateral amiotrófica, etc.), sino también en situa­ciones de diabetes. En este último caso estamos ante las puertas de la solución y creo que en un periodo de 5 a 10 años tendremos la curación definitiva. Para las enfermeda­des de tipo nervioso la curación será más tardía.

En el caso de la Odontología, las técnicas éstas serán útiles para regenerar tejidos, aumentar altura y anchura de hueso, etc., por lo que la colocación de los implantes será más fá­cil de realizar. El curso de los acontecimientos nos llevará en poco tiempo a la solución de problemas, hoy día, insolubles.

9. Usted, que viaja por todo el mundo y conoce bien la situación de la odontología en muchos países, ¿qué nivel cree que tenemos en España? ¿Qué nos falta y qué aportamos a nuestros colegas de otros países?

El nivel que tenemos en España es alto, por no decir muy alto. La eficacia terapeútica ocupa cotas muy altas de éxito. Creo que la Odontología española está en una etapa ubé­

> 

"Para mí y mis amigos quiero lo que el rey Alonso de Aragón quería: «leña vieja que quemar, vino viejo que beber, viejos libros que leer y viejos amigos para hablar».

Cient. dent., Vol. 3, Núm. 2, Agosto 2006. Pág. 00.34 >

rrima merced a la pléyade de profesionales y técnicas que hacen que la terapéutica pueda ser de alto nivel. Los profe­sionales españoles viajan y exponen, aprenden y comparan, por lo que no hay una técnica que se realice en otros países que no sea practicada aquí.

Yo creo que lo que aportamos es técnica y destreza, y lo que nos falta pudiera ser (en ciertos casos) profesionalidad.

10. Y, finalmente, ha tenido usted la gentileza de brindarme la oportunidad de leer algo más que sus escritos científicos... ¿Malos tiempos para la lírica? O como defiende y compartimos ¿hay un espacio para el humanismo en nuestra profesión?

Bien, me gusta que me hagas esta pregunta pues creo que impregnar nuestra vida de algo más lírico nos hace elevar­nos a un rango superior. Creo que es necesario estimular más el humanismo en nuestra actuación, dotar nuestra ac­tividad formativa de una calidad más poética. De siempre, el médico ha transitado en la prosa y en la poesía y, sin em­bargo, el dentista ha sido más prosaico en líneas genera­les, por lo que considero que se debe tener una dedicación mayor a esta área de la cultura. Es necesario tener un nivel cultural y conocimiento de otras áreas, que no sólo sean las de la odontología, para hacer verdad ese aserto que dice "no discutas nunca con idiotas porque corres el riesgo que los demás no noten la diferencia". Por lo tanto, es funda­mental distinguirse y esto se hace a través de la lectura y del humanismo.

Por ello, estimulo a la tertulia, la utilización de la palabra que nos orlará la personalidad de una manera diferente. Las irisaciones intelectuales se ven nada más ponerse en contacto con la persona con la que estamos conversando y con sólo oírla en sus comentarios, en su tertulia, es donde se puede distinguir una persona trivial de una cul­tivada y culta. Para mí y mis amigos quiero lo que el rey Alonso de Aragón quería: "leña vieja que quemar, vino viejo que beber, viejos libros que leer y viejos amigos para hablar".

Pág. 000. Cient. dent., Vol. 3, Núm. 2, Agosto 2006.

Bibliografía

 

 

 .

Antonio  Bascones

Crítica literaria por el Dr. Julio González Iglesias

Última actualización 21/11/2008@20:16:48 GMT+1

Antonio Bascones acaba de publicar en Éride Ediciones un espléndido relato de 157 páginas titulado La última experiencia.
La creación literaria no es nueva en el autor. Los que le conocemos de antiguo recordamos, por ejemplo, el emocionante libro de poemas que escribió hacia los años ochenta y los que posteriormente incluyó en una antología coordinada por Andrés García Madrid, codeándose con poetas de la talla de Altolaguirre, Blas de Otero, Celaya y otros conspicuos maestros. Ahora ha cambiado la poesía por la prosa, pero no quiere decir que la haya olvidado, ni mucho menos, porque la novela está impregnada de una sensibilidad y de una limpieza que evocan las raíces primitivas de su creador y sobre todo, como sucede siempre en la poesía, hay un gran componente autobiográfico que se desliza involuntariamente en el entramado ficticio de la narración.
No perdamos de vista que Antonio Bascones es fundamentalmente médico, y como tal enfrenta a su protagonista, José, con la enfermedad y la muerte, dos situaciones extremas con y contra las cuales la Medicina se ha fajado a lo largo de los siglos.
Además de médico, Bascones es estomatólogo, y no un estomatólogo cualquiera, sino un enamorado de la especialidad a la cual ha dedicado sus sueños, su capacidad de trabajo y, ¿por qué no decirlo?, su vida entera.
Precisamente ese amor a la profesión ha trascendido los límites de las tareas académicas, colegiales, editoriales, etc., y cristalizado en una actividad benéfica muy querida y mimada por Antonio, la ayuda a los necesitados a través de Dentistas sin Fronteras, organización no gubernamental sin ánimo de lucro.
Médico, estomatólogo y altruista son los cimientos biográficos del autor de esta novela. El "tempo" de la misma, como he dicho, se explica por su condición de poeta.
La acción, pues, se desarrolla en Nicaragua, hasta donde ha viajado un grupo de jóvenes odontólogos en misión solidaria (como ahora se dice).
Organizador de estas misiones, el autor conoce perfectamente el terreno y los avatares propios de las mismas. describe el paisaje, las ciudades y la historia de Nicaragua, sin olvidarse de sus gentes, etnias, costumbres, etc.
En semejante escenario, un cooperante desahuciado se encuentra con una chica (Cinta) y entre ellos surge el amor, otro tema fundamental en la vida y en todo tipo de relato.
Hay quien dice que las novelas tienen siempre un mismo esquema. Un individuo sale de un lugar, viaja y finalmente llega a otro lugar.
Es la misma vida, nacemos, vivimos y morimos. El viaje.
La última experiencia es un viaje, el último, por cierto, del protagonista; el primero de una persona que se ama.
Bascones lo cuenta maravillosamente, su estilo es fluido, los párrafos cortos, el vocabulario ajustado, procurando no abusar de la descripción técnica de los tratamientos odontológicos, lo cual no es fácil cuando se es profesional del ramo.
Por eso la acción va progresando suavemente, mezclando la nostalgia, la evocación, la generosidad, la aceptación del infortunio, etc., en general elementos positivos, esperanzadores, nada de truculencias ni concesiones a las bajas pasiones, tan de moda actualmente en la literatura, guiones de cine y televisión.
No voy a contar, evidentemente, el argumento, y menos el desenlace. Sólo recomendaría que se leyese este libro. Es un auténtico placer.
Con esta novela, Antonio Bascones se afianza más en el campo que se conoce con el nombre de "médicos escritores".
Es un honor para la profesión que compañeros nuestros entren en ese Olimpo.
Ya sé que no es fácil. La Estomatología, Odontología, o como queramos llamarla, es una tarea absorbente. deja poco tiempo. Antón Chejov, médico también, el inolvidable creador de "Tío Vania" y "La sala número 6", decía que "la medicina era su mujer y la literatura su amante".
Marañón se confesaba "trapero del tiempo", para justificar su doble dedicación a las ciencias y a las letras, aprovechando cualquier momento para cultivarlas.
Eso hicieron Rabelais, Schiller, Keats, Wendell Holmes, Conan Doyle, Somerset Maugham y la legión de médicos que nos legaron páginas maestras que figuran en la vanguardia de la literatura universal.
En España, ¿quién se olvida de Pío Baroja, Martín Santos, Vallejo Nájera o Jaime Salom, por ejemplo?
La tradición de médicos escritores es proverbial.
Ahora desgraciadamente ha decaído un poco. Por eso personalmente me enorgullece que un compañero de profesión y fatigas se haya atrevido a salir de la dedicación cotidiana y haya dado cima a una obra de ficción en el género más universal de las letras, la novela.
Ojalá ésta sea la primera de un rosario de ellas, y ojalá sea maestro en el género, no sólo por su propia producción, sino por que encuentre imitadores y la profesión se engalane con otra joya como la presente.
¡Enhorabuena, Antonio! Y hazla extensiva a tu esposa Consuelo, que estoy seguro es tu musa y que, sin duda, no ha dejado que la sensibilidad y la emoción se agoten en tu pecho.

Biblioteca de autor

SOL ENTRE SIETE CHIMENEAS

"YO FERNANDO ZAPATA, CAPITÁN DE LOS TERCIOS DE FLANDES Y AL SERVICIO DEL REY DE ESPAÑA, EN UNA NOCHE CERRADA, SIN LUNA NI ESTRELLAS,DE TORMENTA Y VIENTO HURACANADO,SALÍ A GALOPE POR LAS CALLES DE MADRID, CAMINO DE LA CIUDAD DE TOLEDO".

EL CAPITÁN HUÍA DE LA MUERTE DE SU ESPOSA, A LA QUE ENCONTRÓ ASESINADA EN LA CASA DE LAS SIETE CHIMENEAS DONDE AMBOS VIVÍAN. DURANTE TODA SU VIDA LE PERSIGUIÓI EL RECUERDO DE LO QUE EN ESA CASA SUCEDIÓ.....

[Poner comentario] SOL ENTRE SIETE CHIMENEAS
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

El secreto del camino (2013)

Madrid, Editorial Cultiva Libros, 2013

 

Un grupo de peregrinos se dispone a realizar el Camino desde Sarria hasta Santiago de Compostela donde darán el abrazo al Santo.
La novela se enmarca en tres épocas diferentes. Una es la actual en que un grupo de jóvenes camina sorteando una serie de acontecimientos enigmáticos. El descubrimiento de unos tesoros enterrados en un cementerio y varios asesinatos dan una nota misteriosa a su camino.
Otra época es la de los cátaros. Una familia huye de la ciudad de Albi en Francia y se asienta en la región de Sarria enterrando los tesoros, que han podido salvar, en un cementerio medieval. Hay una familia de templarios que también entra en contacto con ellos. Esto sucede en el siglo XIII.
Otro plano de la narrativa es el camino que realiza Jerónimo Münzer, caballero de la ciudad de Núremberg, en el siglo XV, en busca de unos incunables en Sevilla y desde donde camina, junto a su hijo, hacia Santiago para dar el abrazo al Santo. En el recorrido conoce  a Fernando de Rojas, al Cardenal Cisneros, Antonio de Nebrija, Beatriz Galindo y Pedro Berruguete con los que entabla una amena conversación. En toda la novela predomina el silencio mayestático de los tiempos ancestrales.
Sin embargo,lo que prevalece es que cada uno encuentra un secreto distinto,una reflexión intimista,un mensaje diferente que recordarán toda su vida.
Al final lo que perdura es el secreto del camino?

[Poner comentario] El secreto del camino (2013)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

La fuerza del destino (2012)

Madrid, Cultivalibros, 2012

 

Doña Constanza, sobrina de Pedro de Heredia, llamado también el Adelantado, prepara su boda con el capitán Mosquera el 25 de julio de 1543 y los avatares de la entrada del pirata Roberto Baal, que destruye la ciudad y se lleva al capitán, dan al traste con la boda. La Plaza del mercado y la Puerta del reloj quedan destruidas. Posteriormente es abandonado en uno de los atolones de las islas.

Luis viaja desde España a Cartagena de Indias y pasa unos días de descanso en las islas del Rosario. Allí conoce a Catalina de la que se enamora. En uno de los paseos por la isla, entre manglares, encuentra un cofre con una carta que dice: Habrás de saber, quienquiera que seas y cualquiera que fuera tu linaje, que estás leyendo la verdadera historia de un pobre hombre que dedicó su vida a la holganza y el desafuero y que, gracias al concurso de la casualidad, tienes en tus manos el relato de parte de su vida y sus memorias. Ignoro si cuando leas esta historia mi cuerpo sea ya pasto de los gusanos, pero lo que sí es cierto es que todo lo que en ella digo y afirmo es verdad, lo juro ante Dios Nuestro Señor, dueño de los mares y de la tierra. Aconteció pues, que yo era un fijosdalgo de una familia con cierta alcurnia que moraba en la ciudad de Cartagena de Indias, concretamente en la casa pared con pared con el Claustro de Santo Domingo...

Cuando Luis va a la habitación a contar a Catalina su hallazgo comprueba que ella ha desaparecido.

Esta carta esta escrita por el capitán muchos siglos antes y es la que inicia la trama de la novela en la que se engarza el poblado Orika, el rey Benkos Bioho, el ataque de Martín Coté en 1559, el de John Hawkins en 1568 y el de Drake en 1586 así como los diferentes episodios de la vida cultural y social de Cartagena hasta llegar a nuestros días.

Luis regresa a Madrid y allí intenta editar su novela pero le sucede algo extraño y es que se confunde con sus personajes...

 

[Poner comentario] La fuerza del destino (2012)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

La emigrante

Es la historia de una joven emigrante que viene, a Madrid, desde Cuba camino a EEUU como asilada política. Las vicisitudes, emociones y problemas se presentan día a dia en su caminar durante cerca de un año en la ciudad de madrid. (no publicada)

 

[Seguir leyendo] La emigrante
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

La última experiencia

Es la historia de un voluntario que decide ir a una ONG en Nicaragua a colaborar en ella y tener su última experiencia en los meses finales de su vida.la llegada llena de pesimismo y enfrentamiento con el ambiente y con todos, pronto se transforma gracias a la solidaridad y al amor en un cambio radical y recorre la etapa final de su via de otra manera que no la hubiera recorrido de no haber ido al proyecto.

 

[Seguir leyendo] La última experiencia
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

El enfermo de Alzheimer

                                  El enfermo de Alzheimer

                               ANTONIO  BASCONES MARTÍNEZ

 

 Era un día cualquiera de un mes cualquiera, para esta historia digamos que el mes de Junio. A través de la ventana observé las nubes que se arremolinaban en sendos dibujos sobre un cielo claro del verano madrileño. En la calle las gentes iban de un lado a otro, con prisas, sin importarle nada de los que les rodeaba. La soledad era la reina del asfalto. Los coches marchaban rápido, marcando el ritmo frenético de un mundo trepidante. Nadie quería reparar en nadie. Cada uno a lo suyo, sin dar mayor importancia a lo que le rodeaba. En una esquina un ciego vendía los cupones de lotería. En la otra, sin hacer la competencia, un indigente paseaba su miseria ante la indiferencia de los transeúntes. Unos niños jugaban al amparo de las miradas de sus madres, que en alegre cháchara, departían en la puerta del super. Los ejecutivos, con su traje bien planchado, la cartera en el brazo y las gafas de sol, indiferentes al mundo que les rodeaba, imbuidos de una soberbia impelente, caminaban deprisa, cómo si el tiempo se agotase sin haber terminado la faena que tenían que realizar. Era fundamental acudir a esa cita donde finalizaría ese negocio que quedó sin acabar la tarde anterior. En la cena no hubo tiempo de rematarlo y ahora sería un buen momento para ello. Pasaban como si tal cosa al lado del indigente y unos pasos más allá del ciego. Su mundo no podía inmiscuirse en cosas que no les afectaban. Debía dejar que su figura se mantuviera limpia de banalidades y contaminaciones.

 Me volví para ver quién había entrado a la consulta y le vi. Estaba sentado ante mí mesa, con esa mirada extraña, triste, vacía e inmensa en su soledad.  Paseaba su apatía y su desgracia con la desgana que hace que las cosas y las personas resbalen por su mente.  Nada quedaba fijo, todo pasa y pasa, como el tiempo.

En un rincón de la habitación su acompañante estaba sentada esperando el veredicto de la ciencia. Ya sabían de qué iba esta historia, pero una opinión más parece que no ocupa lugar. En este caso, el diagnóstico ya estaba realizado, sólo esperaban una sonrisa diferente a los otros médicos, algo que fuera distinto. Habían paseado su desgracia por muchas habitaciones, en muchos lugares encontraron monotonía; en otros apatía y en los más indiferencia. Pero la ilusión siempre pervive y cualquiera se agarra a un clavo ardiendo y en este caso le recomendaron un médico joven que acababa de abrir su consulta la semana pasada y querían ver como respondía. Su acompañante, la esposa, iba y venía con el fardo humano; desgraciadamente no se podía definir de otra manera, tratando de asimilar la situación desde una perspectiva a caballo entre la realidad y el sentimiento.

 Me dijo que en esta situación se encontraba desde hacía dos años, pero que en las últimas semanas el proceso caminaba mucho más rápido y ella no podía hacerse con la situación. Necesitaba ayuda, los hijos vivían fuera de la ciudad, no tenía más familiares, por lo que tuvo que contratar una persona que le ayudara en sus tareas diarias, ya que ella no se encontraba con fuerzas suficientes para ello. Pero a pesar de todo, quería ocuparse de las visitas a los médicos, de los paseos diarios y del resto de las actividades que podía manejar, tratando siempre de ser ella, mientras pudiera hacerlo, la que se ocupara personalmente. Para el resto ya tenía su ayuda, pero era  alguien que le conoció de esta manera, nunca tuvo contacto con él cuando era una persona conocida, en el culmen del éxito profesional, siempre rodeado de aduladores y tiralevitas. Ahora sólo, olvidado, pasando sus años en el entierro del tiempo y de las personas.

Tenía la enfermedad de Alzheimer y había venido a mi consulta en busca de ayuda.  Y yo sólo podía mirarle pensando que un día no muy lejano fue como yo, que ese día reía y hablaba como yo, que esa persona que un día fue, hoy me lanzaba una mirada triste sin rencor con la que intentaba transmitir lo que una larga explicación no podía.  En esa mirada inmersa en el infinito, se encerraban sentimientos y frustraciones pero era la única comunicación con el mundo exterior.   Quería enviarme con ella sus experiencias vitales y allí me encontraba, frente a frente, intentando descifrar lo que quería decirme.  Era muy difícil. Sus manos denotaban calma, sus movimientos faciales ternura y sus ojos angustia; parecían el movimiento de las aguas procelosas de una tormenta en el océano.  Me levanté de la silla para explorarle y sus ojos siguieron mi movimiento tratando de comprenderlo, pero no hizo nada para impedirlo.  Estaba allí quieto, asiendo con su mano un lápiz que tenía en la mesa.  Le pedí que en una cuartilla escribiera su nombre y sólo respondió con un garabato. Así era su cabeza, un auténtico garabato. Yo no podía interpretar sus pensamientos, en el caso que existieran, ni el garabato que había dibujado en el papel.  Sólo podía mirarle y a través de sus pupilas leer lo que me quería decir.  Por un momento no vi nada, sólo una pupila blanca, como una gran sábana que colgaba de la pared. Sin embargo, poniendo mucha atención, pude leer el mensaje que quería transmitirme.  Quería respuestas a sus preguntas, tranquilidad a sus temores, explicación a sus angustias. No sabía que hacer, ¿cómo podía dar una respuesta a su inquietud? ¿Cómo transmitirle que sólo quería ayudarle? Me levanté despacio, me acerqué y le tomé las manos apretándolas con fuerza.  Me miró fijamente y pude vislumbrar una pequeña luz en su pupila.  Algo me quería decir.  Quizás que no comprendía; quizás que encontró la respuesta a su pregunta; quizás que nunca le habían transmitido nada y que en esa habitación, frente a mí tuvo un atisbo de esperanza.

De nuevo se hizo el silencio, el de los ojos, que el de la boca hace tiempo que ya existía. Volvió a tomar el lápiz, con el que durante ese tiempo había estado jugando y, con sus ojos, me pidió otra cuartilla. En esta ocasión el garabato era más claro, más preciso, menos denso, como si su mente se fuera aclarando poco a poco. Yo comprendí lo que me quería manifestar. Sólo quería que  le devolviera la mirada.

Se levantó despacio, fue a la puerta y antes de traspasar el umbral, se volvió y me lanzó un rictus, que quise entender como un adarme de agradecimiento.  Aquel día, mi paciente, tuvo una pequeña luz en su túnel, una luminaria apareció en su negro cielo. Si muchos actuaran como yo lo hice aquel día, el cielo de la noche de mi paciente estaría tachonado de estrellas.

 

[Poner comentario] El enfermo de Alzheimer
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias