Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 22 de febrero de 2018

Inicio

Estumedia, la mediación para y por los estudiantes

El objetivo es que los estudiantes conozcan lo que es la gestión cooperativa de conflictos y la utilicen a lo largo de toda su vida, empezando por supuesto por sus años universitarios. El programa se denomina Estumedia y lo ha puesto en marcha el Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos. Ofrece formación, cursos de iniciación y especialización en técnicas y herramientas de resolución de conflictos, y pronto también servicios de mediación. Los gestionarán los propios estudiantes, los que se formen como agentes mediadores. Por el momento ya hay más de una decena de ellos, y en algunas facultades como Psicología y Trabajo Social ya funcionan proyectos pilotos. Los responsables del programa son el director del IMEDIA, Fernando Die, y el profesor Juan José Hidalgo. "Lo que buscamos -resume Die- es un cambio cultural". "Esto es para todos y para que forme parte de su vida. Es un cambio de chip hacia otro tipo de convivencia", añade Hidalgo.

 

El Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos se creó en 2007. Desde un primer momento, como explica Fernando Die -quien relevó en la dirección a la profesora Leticia García Villaluenga en diciembre de 2016- siempre ha tratado formar y difundir la mediación a los tres grandes sectores de la comunidad complutense: profesores, personal de administración y servicios y estudiantes. Con los dos primeros se puede afirmar que se ha alcanzado un éxito razonable; se han impartido numerosos cursos de formación y la mediación va teniendo cada vez una mayor presencia en la resolución de los conflictos. De hecho, como recuerda Die, desde la última modificación de los Estatutos la mediación está reconocida como un derecho de profesores, personal y estudiantes. "Nos faltaba incorporar más a los estudiantes y aprovechar en buena medida lo que ya se está haciendo en colegios e institutos, en los que se está introduciendo la cultura de mediación", explica el director.

 

Como explica el coordinador del programa, Juan José Hidalgo, hay estudiantes que llegan a la universidad con una importante experiencia en el campo de la mediación adquirida en los colegios e institutos. En buena parte, ellos son los estudiantes en los que se quiere apoyar el programa para extenderse por los centros. Son los denominados "agentes mediadores". "Son estudiantes -explica Hidalgo- que están interesados en serlo. Tienen que querer, tener una sensibilidad especial, una experiencia, y que realmente quieran ayudar y formar parte de este proyecto. Lo que sí les exigimos es un compromiso. Tienen una formación especial. Aparte de la formación básica que puede recibir cualquier estudiante de la UCM, tienen un plus. Hay una serie de talleres específicos que amplían sus conocimientos. Tienen la formación que traen, la formación básica y otra bastante más allá. Es gente muy preparada. Su actuación entra en lo que es un agente mediador: compromiso, confidencialidad... Todo lo que se exige a los profesionales". Como cuenta Juan José Hidalgo ya hay experiencias piloto en algunas facultades, en las se han creado equipos creados y unidades liderados por agentes mediadores, como por ejemplo en Psicología y en Trabajo Social. "En Políticas también se va a empezar. También en Derecho, en Educación... Van a hacerse talleres de difusión en Medicina. Queremos formar unidades en todos lados. La idea es que los estudiantes tengan unos referentes, que son compañeros suyos, que les van a entender perfectamente y que están preparados para atenderles de una manera diferente", concluye el coordinador del programa.

 

En estos momentos en Estumedia ya hay alrededor de una docena de agentes mediadores activos. Diego Colmenero, estudiante de Químicas, es uno de ellos. Como cuenta, empezó en la mediación en su instituto, el Prado Longo, donde cursó ESO y bachillerato. "A partir de 3º de la ESO te dan una formación y empiezas a mediar a alumnos menores que han tenido problemas. Aparte de eso, hacíamos mediaciones en otros institutos y en una de ellas coincidimos con gente del Máster de Mediación, que participaba en una mesa redonda que hicieron con varios institutos con programas de mediación. Nos hablaron del proyecto Estumedia, me interesó y al llegar a la universidad animé a otros compañeros de mi instituto a formar parte del grupo de alumnos del programa", resume Diego.

 

Una de esas compañeras era Shauri Molina, hoy alumna de Psicología. "La mediación -cuenta- es una experiencia muy bonita, que me ha abierto la mente de una forma que no pensaba que sería posible. Me ha enseñado, sobre todo, a ampliar campos y perspectivas que no te enseña la sociedad como tal". A Shauri hubo una mediación que la hizo cambiar en muchos aspectos. Ella misma la explica. "Era la tercera mediación que llevaba en el instituto. Las dos primeras me habían ido bien, pero esta era bastante diferente. Era el caso de un chaval musulmán de 14 años que llevaba tres años en España. Tenía un conflicto con un muchacho que era gay. Le llamaba maricón, le insultaba, le quemaba los libros, le amenazaba con pegarle. El otro se defendía llamándole moro de mierda e insultos similares. Yo iba con el prejuicio de culpabilizar al chaval musulmán, pero a medida que empecé a hablar con él me di cuenta de que su forma de ver las cosas estaba totalmente influida por las circunstancias. Su madre a punto de morir de cáncer; el padre es había abandonado de pequeños, su hermana pequeña solo le tenía a él... Con 14 años estaba solo, ¿cómo podía culpabilizar a alguien que estaba así? Tras hablar con él, recuerdo -continúa Shauri- que me salí de la sala y rompí a llorar como una magdalena. Entré y les dije que había que resolverlo desde la cooperación, entendiéndonos y viendo cómo podíamos ayudarnos. Ahora estas dos personas se llevan muy bien. Uno estudia Derecho y el otro Medicina, son amigos, quedan a comer... Para mí fue algo maravilloso".

 

El caso de Tania Oporto, otra de las agentes mediadoras del programa, es algo diferente. "¡Yo no sabía ni lo que era la mediación! -exclama Tania- Estaba en primero de carrera, en Trabajo Social, y me dije: ¡Dios, necesito créditos! Vi lo de la mediación, me pareció interesante, pero sin tener ni idea. Me metí en el curso básico... y fue increíble. Era ir y adquirir unas técnicas que en el momento que llegaba a casa estaba constantemente analizando lo que había en mi entorno y ya las podía utilizar. Eso me asombró mucho, y sobre todo porque va dirigido a todos los estudiantes. No hay que ser en concreto de una carrera que tenga que ver con la relación interpersonal, sino de cualquiera. Va dirigido a todos y eso en los cursos es un valor añadido, ya que hay gente que tiene muy diferentes enfoques".

 

Como explica Fernando Die, cualquier estudiante UCM puede solicitar realizar el curso de formación inicial que se imparte en el programa -aunque en estos momentos ya están ocupadas todas las plazas para los próximos que se van a celebrar- y también acceder a los servicios de mediación. Hasta que estén en marcha los servicios que se quieren implantar en las Facultades, cualquier estudiante puede enviar un mail al instituto y solicitar una mediación. "Los conflictos -señala el director- pueden ser con otros estudiantes, con profesores, PAS, pero también con miembros de su propia familia o amigos, conocidos... Es curioso -continúa Die- pero las personas que se forman en los cursos básicos, luego son los que nos demandan mediación para resolver sus problemas. Una vez lo conoces, lo experimentas... quieres resolver tus cosas".

 

"A mí esto ya me está sirviendo. Estamos aprendiendo muchísimo, conociendo nuevos puntos de vista, abriendo la mente...", señala Diego, el agente mediador de Químicas.  "Lo bueno de este proyecto -añade Tania, de Trabajo Social- es que nos pone a los estudiantes como protagonistas, pero aún así tenemos totalmente el apoyo del IMEDIA. Somos como pájaros que nos están enseñando a volar".

 

"Nos costará unos años más que todo funcione bien, porque lo que pretendemos es muy ambicioso: cambiar la cultura de la organización en la forma de resolver sus conflictos", señala Fernando Die, el director del IMEDIA, quien a la vez que agradece el apoyo institucional de la Universidad que siempre han recibido, considera que sería necesario mayor apoyo material y práctico para poder seguir creciendo con proyectos como Estumedia. "Por ejemplo, necesitamos administrativos. Nos estamos apoyando en la gente voluntaria, en mediadores, en profesores, en estudiantes como Diego, Shauri o Tania, que colaboran en todo, que hasta han hecho la página web, pero necesitamos más..." "Contratos de becario, por ejemplo", apunta Diego.

 

Fernando Die, Tania Oporto, Shauri Molina, Diego Colmenero y Juan José HidalgoEl director del IMEDIA, Fernando Die, asegura que lo se busca es en definitiva un cambio de mentalidadEl programa se basa en la acción de los propios estudiantesShauri Molina y Diego Colmenero recibieron formación en mediación en el institutoJuan José Hidaldo, en la imagen junto a Tania Oporto. es el coordinador del programaLos responsables del programa y los tres estudiantes agentes mediadores, charlan en la sede del IMEDIA
Bookmark and Share

Comentarios - 1

José Luis Esteban Casero

1
José Luis Esteban Casero - 25-01-2018 - 16:45:33h

Se podría empezar x resolver infinitos conflictos en la gestión de la Universidad y +...¿Es esto.posible?.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685