Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

"Vivir sin leer es peligroso porque obliga a conformarse con la vida" (M. Houellebecq)

Vano ayer

Andoni Calderón Rehecho 26 de Julio de 2014 a las 00:00 h

Él era una de esas personas -todos lo somos de una u otra manera- que inventa sus recuerdos hasta acabar creyéndolos ciertos, que asume un pasado extraño como propio; y eso en el fondo debería bastar para darles realidad

Un alumno y un profesor universitarios desaparecen por las mismas fechas: la época de las revueltas estudiantiles en la universidad madrileña en la epoca del franquismo. Isaac Rosa pretende desentrañar qué sucedió mediante un ejercicio metaliterario que le lleva a desvelar algunas de las claves de la España del franquismo y a las puertas de la Transición.

[Seguir leyendo] Vano ayer

A dónde se habían ido las voces, el tiempo, la luz

Javier Gimeno Perelló 17 de Julio de 2014 a las 12:15 h

"La luz vino y se fue y vino de nuevo, las atronadoras campanadas de las tres de la tarde llenaron la ciudad entera de multitudinarios bronces, las suaves brisas de abril le arrancaron láminas de arcoíris a la fuente, hasta que el surtidor volvió a palpitar en el momento en que Grover entraba en la plaza". Este magistral comienzo debería formar parte de una antología de inicios de novela.

Si hay autores capaces de narrar maravillosamente una historia en prosa poética, uno de ellos sería, sin dudarlo, el joven estadounidense Thomas Wolfe, cuyo "estilo volcánico" cautivó al propio William Faulkner, quien llegó a considerar a su coetáneo como el mejor escritor de su generación, la generación que calificó un personaje de Gertrude Stein de "perdida", a la vez que el mayor fracaso de la narrativa norteamericana por su muerte prematura en 1938, a los 38 años.

 

[Seguir leyendo] A dónde se habían ido las voces, el tiempo, la luz

La utilidad de lo inútil

Javier Gimeno Perelló 4 de Julio de 2014 a las 20:17 h

Con este oxímoron, el filósofo italiano Nuccio Ordine nos entrega un manifiesto que es una denuncia a la idea de utilitarismo que todo lo contamina y una alabanza a todo cuanto el mundo formal del dinero, los negocios y el beneficio a corto plazo considera inútil por naturaleza: el conocimiento, el saber, el arte, la ciencia, la creación, el pensamiento, la literatura.

[Seguir leyendo] La utilidad de lo inútil

Como el viento entre los almendros

Juan Carlos Suárez Quevedo 26 de Junio de 2014 a las 09:08 h

"Una novela ambientada en Palestina de la trascendencia de Cometas en el cielo". Esta cita del Huffington Post, que aparece en la cubierta del libro, parece suficientemente atractiva para comenzar a leer esta novela.

 

El título original es The Almond Tree. ¿De dónde viene esa costumbre de cambiar los títulos en las traducciones de otros idiomas al español? Este fenómeno que se daba sobre todo en los títulos de películas de hace varias décadas, parece que aún perdura. El almendro de esta novela, es un árbol que tiene casi su propia personalidad dentro de la narración, gran parte de la vida de los protagonistas la comparten con el árbol, es testigo de las vicisitudes que les ocurren; incluso le bautizan con un nombre. Lo "del viento" creo que sobra y, desvirtúa un poco el sentido del título original. Una pequeña reflexión personal, que a muchos puede parecer irrelevante.

[Seguir leyendo] Como el viento entre los almendros

Cuando conocer se convierte en obsesión

Beatriz Álvarez 18 de Junio de 2014 a las 08:55 h

"Volvió a leer las cartas... Roland sintió que le embargaba un impulso propio, extraño y desusado en él. De repente era imposible volver a meter aquellas palabras vivas en la página 300 de Vico y devolverlas a la caja 5".

(A. S. Byatt, Posesión)


Además de escritora, la británica Antonia Susan Drabble (1936-), más conocida como A. S. Byatt, es una prestigiosa especialista en literatura inglesa. De ahí que no deba extrañarnos que sus obras de ficción estén plagadas de referencias eruditas. Ni tampoco, que muchos de sus relatos y novelas transcurran en ambientes artísticos y/o académicos. Cosa esta última que sucede con Posesión (1990), Premio Booker 1990 y libro que reseñamos a continuación.

 

[Seguir leyendo] Cuando conocer se convierte en obsesión

Matemáticas y poesía; verdad y belleza

Javier Gimeno Perelló 10 de Junio de 2014 a las 11:27 h

Estamos ante una obra versada no en narrativas al uso ni historias contadas al modo tradicional, sino en símbolos pitagóricos, fórmulas, algoritmos, lenguaje matemático transformado en lenguaje literario.

 

Su autor, el matemático griego Apostolos Doxiadis, se nos muestra en este libro (El Tío Petros y la conjetura de Goldbach) como un magnífico artista de la palabra, igual que de otras artes como las escénicas o cinematográficas. Artista y científico que ha sabido combinar con excelencia matemáticas y estética en esta espléndida obra cuya lectura produce al profano en números el goce que sólo cabe esperar de la segunda.

[Seguir leyendo] Matemáticas y poesía; verdad y belleza

Hombres

Andoni Calderón Rehecho 29 de Mayo de 2014 a las 21:29 h

No está solo por estar solo, están solos todos juntos

Leí en distintos lugares cómo Chirbes elogiaba Hombres de Mauvignier. La compré en formato electrónico, y algunas manos hábiles se la llevaron de mi mochila junto con las notas de unas cuantas más. Hasta que no conté con un dispositivo nuevo no abordé su lectura. Aunque veía maneras en una forma muy particular de contar, con el primer relator testigo y protagonista (Rabut) en los sucesos que cuenta, no acababa de entender por qué le gustaba tanto a Chirbes la historia de este hombre sesentón, Fuego de Leña, apestoso y ebrio la mayor parte de las veces, que parece vivir de la caridad de sus familiares y que es capaz de gastar lo que no tiene para agasajar por su cumpleaños a su hermana viuda poco después de que su madre llegara al asilo.

 

[Seguir leyendo] Hombres

El libro es una casa de hojas

Andoni Calderón Rehecho 21 de Mayo de 2014 a las 20:49 h

La leí mencionar por primera vez en El lectoespectador de Vicente Luis Mora, debí sentir ecos de su mención cuando atrajo mi atención en las estanterías de una librería un poco antes de que mi hermana (advertida del posible interés) decidiera que sería bienvenida en torno al 6 de enero.
De manera sintética trata de lo siguiente: Johnny Truant, un joven que trabaja como tatuador y se dedica a ir de juerga en juerga recibe de un amigo un compendio documental recopilado por Zampanò  ("anciano" ciego que acaba de morir en su extraño apartamento) sobre una famosa película: El expediente Navidson. Johnny nos presentará la obra de Zampanò sin conseguir evitar realizar comentarios a la misma ni introducirse en una vorágine posiblemente similar a la que influyó en el compilador. Los editores por su parte también tendrán su protagonismo añadiendo anotaciones a las notas. Y según cuentan los entendidos la labor de traducción no tiene desperdicio.

 

[Seguir leyendo] El libro es una casa de hojas

¿Otra vez Stefan Zweig?

Juan Carlos Suárez Quevedo 13 de Mayo de 2014 a las 17:52 h

Pues sí, nuevamente en este blog hablando de Stefan Zweig, esta vez para comentar su novela La impaciencia del corazón, publicada en 1939 como Ungeduld des Herzens, y también conocida en español como La piedad peligrosa.

Varias son las razones que me llevan a escribir este post, algunas un tanto subjetivas pero creo que válidas.

La primera razón sería la altura de la escritura de Zweig. Nadie duda actualmente, y menos entre los asiduos lectores de Sinololeonolocreo, de la calidad literaria de Zweig y de su excelsa prosa, ya sea en sus ponderadas biografías o en sus obras de ficción. Los aficionados a este blog ya contamos con varios post al respecto, de ahí el título de éste ¿Otra vez Stefan Zweig?

[Seguir leyendo] ¿Otra vez Stefan Zweig?

Japonismos: todo lo nipón me aporta

Javier Pérez Iglesias 5 de Mayo de 2014 a las 16:40 h

"Dedicado a mi querida Marta Ontañón que tanto me enseñó a disfrutar lo mejor de Japón y que sigue viva en cada Hanami Taikai.

Dedicado también a mi tía Ely, que ha hecho posible mi viaje a Japón, y que me inculcó el amor por la naturaleza y el gusto por lo exótico (empezando por uno mismo)".

 

Yo de pequeño quería ser japonés. Me pasaba horas delante del espejo estirando mis ojos para dejarlos oblicuos. No paraba de dibujar pagodas y geishas y sabía hacer un kimono perfectamente con su obi y todo. Durante años, me resultó insoportable ver películas bélicas sobre la Segunda Guerra Mundial porque no concebía que los "malos" fueran los japoneses. Pude quitarme esa espinita años después, con Merry Christmas Mr Lawrence en la que, al menos, Ryuichi Sakamoto estaba monísimo y creaba una fuerte tensión erótica con David Bowie. Todo lo que venía de Japón (incluidas muchas cosas chinas que yo asimilaba) me fascinaba y eso mucho antes de que el manga impusiera su estética. ¿De dónde me venían ese gusto y esa devoción?

 

[Seguir leyendo] Japonismos: todo lo nipón me aporta


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]