Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

El heredero malicioso de Borges

Javier Pérez Iglesias 3 de Noviembre de 2008 a las 12:34 h

Su muerte fue una conmoción. Nos dejaba con sólo 50 años y una vida dedicada tan fanáticamente a la escritura que tuvo que ejercer los más variados oficios para sobrevivir.  Qué triste se me hizo el mundo ese julio de 2003. Yo, que siempre le nombraba como "mi escritor vivo favorito".

 

Roberto Bolaño (1953-2003) se había presentado a todos los concurso literarios posibles (y algunos los ganaba) antes de que la crítica se fijara en él tras la publicación de La literatura nazi en América, Estrella distante y Llamadas telefónicas. Esto ocurre entre 1996 y 1997 y hace que, los más atentos, hablen de un nuevo gran escritor. Aunque todavía eran pocos los que habían reparado en su obra, sólo los happy few, una minoría que va exaltándose de un título a otro. En todo caso, las buenas críticas no pudieron impedir que la primera edición de La literatura nazi fuera guillotinada, casi en su totalidad, por las escasas ventas.

Pero yo no me encontré con él en ese momento. Mi contacto comenzó con la obra que lo lanzó al centro del panorama literario y a los escaparates de las librerías: Los detectives salvajes. Esta vez obtuvo el Premio Herralde de Novela, el Premio Rómulo Gallego y el del Consejo Nacional del Libro de Chile. Algo así como una consagración

 

La novela me llegó recomendada por un amigo que vive en México. Sin grandes aspavientos, porque mi amigo es de natural sobrio, me dijo "léela, está muy bien". ¡Nada que ver con la lata que yo he podido dar a todo mi círculo de amistades para que leyeran a Bolaño! Y es que la prosa de Bolaño me hacía sentir que nadie podía expresar como él la época que vivimos. Los detectives es tan moderna, tan poderosa que aún recuerdo los "subidones" que sentía al leer su prosa ágil, hecha para sacudir conciencias. Tiene la fuerza de una performance y toda la poesía que atesora la lengua castellana. ¡Qué paseos por esa ciudad interminable, como un continente, que es el DF, de la mano de los "infrarrealistas"! Un festín de platos literarios; porque Bolaño no sólo era un gran lector, sino que le gustaba hablar de sus lecturas. Quizá era esa manera suya de leer lo que le permitió superar tantos modelos agotados de lo que se ha llamado literatura realista o literatura fantástica.

 

Un aspecto que yo creo fundamental, es que Bolaño comenzó escribiendo poesía. Su prosa siempre ha tenido un trasfondo de esas iluminaciones que podemos leer en Tres, Los perros románticos o en la recopilación de poemas, escritos desde su llegada a España en 1977, guardada celosamente en su ordenador, y que se publicó después de su muerte: La universidad desconocida.

 

Mi entrada en la obra de Bolaño fue desaforada, como siempre que me gusta un escritor, y nunca agradeceré lo suficiente su afán por publicar, al menos, un libro al año en Anagrama. Así que nunca me faltaba con que calmar el apetito: Amuleto (¿Nadie se animará a hacer un montaje teatral de este monólogo?), Monsieur Pain, Nocturno de Chile, Putas asesinas, Amberes. Además de otras rarezas encontradas aquí y allá: Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, su primera novela escrita a medias con A. G. Porta, o la obra de encargo, Una novelita lumpen.

 

Pero lo mejor estaba por llegar, con la publicación de 2666. Su editor en España, Jorge Herralde, escribió: "Leí la novela póstuma de Roberto Bolaño con gran entusiasmo, con el convencimiento de que se trataba de una obra maestra. Decidimos con Ignacio Echevarría y su viuda Carolina López publicar 2666 en un solo volumen, tal como había sido la idea original del autor, en vez de dividirla en las cinco novelas que la componen. La opinión unánime es que ha sido una decisión muy acertada" (Para Roberto Bolaño). 

 

Así, tenemos esas 1.119 páginas de escritura genial y, en muchos momentos, desgarrada. Esta vez sí que contamos con una versión teatral, hecha por el Teatre Lliure en su temporada 2007-2008. Un espectáculo de 5 horas de duración, que pasaban como un suspiro, y que se pudo ver en Madrid entre el 21 de febrero y el 2 de marzo de 2007.

 

El fenómeno Bolaño no ha dejado de crecer, en América Latina es ya una religión, y está a punto de alcanzar al centro del Imperio porque el 18 de noviembre se publicará la versión inglesa de 2666 en los Estados Unidos. Como dijo su amigo, el también escritor Vila-Matas, "con la muerte de Bolaño empieza una leyenda".

 

Pero fenómenos editoriales y hagiografías aparte, ahí están las obras de Roberto Bolaño, cargadas de literatura y de vida. También póstumas, aparecieron las recopilaciones de cuentos El gaucho insufrible y El secreto del mal, además de un volumen con varios ensayos, artículos y discursos escritos entre 1998 y 2003: Entre paréntesis. Recibí esta obra como un maravilloso regalo porque me descubrió muchos autores que desconocía.

 

Hay muchas puertas para entrar en el mundo de Roberto Bolaño sólo hacen falta ganas. Que lo disfruten,

Javier Pérez Iglesias

 

 

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Javier Pérez Iglesias

Comentarios - 9

alfonso

9
alfonso - 25-06-2009 - 10:52:59h

Desde hacía unos meses estaba captando un conjunto de mensajes literarios que me conducían a R. Bolaño y a su obra estelar “2666”. La he terminado de leer hace unas semanas y descubro ahora un post datado en Noviembre-08 y los 8 comentarios que lo acompañan.
El impacto recibido con su lectura ha sido tan descomunal, que no puedo pasar sin añadir –aunque tardíamente- mi comentario de admiración y sorpresa.
Aspiro a continuar leyendo en breve la obra de Bolaño y aguardo con expectación que se amplíen los post acerca de este auténtico fenómeno literario mundial. Pero desde ahora señalo que Bolaño demuestra tener un “universo propio” (muy extenso, por cierto), tiene garra de narrador y una capacidad de fabulación casi infinita, se le advierte culto y viajado, y manifiesta un vasto dominio del lenguaje: p.e. se marca en plan ahí queda eso, un encadenado de oraciones de 6 páginas sin colocar un punto (esto último, quizá signifique un record en nuestro idioma, no superado ni por J. Benet). En fin que lo tiene todo.
Bueno, también le encuentro altibajos (la segunda parte me parece muy débil), y pienso que comete algunos cuantos excesos (reiteraciones a mansalva, hemorragia en el relato de sueños, abuso de expresiones mejicanas ininteligibles). Pero hasta en esto demuestra ser un autor esencialmente “humano”, y coherente con su trayectoria personal y con el entorno de su recorrido vital por Chile-Méjico-España. Lo dicho, creo que se hace necesario volver –en nuevos post y comentarios- a Bolaño.

fefa

8
fefa - 22-12-2008 - 18:57:37h

Sí, Bolaño también nos acompaña y como los buenos amigos ya no se puede prescindir de él. Y sí, con su escritura el mundo se hace triste-real pero más libre también.

Milena Orellana B.

7
Milena Orellana B. - 20-12-2008 - 04:31:01h

Soy una gran admiradora de la obra de Bolaño, he leído todas sus novelas (menos 2666) gracias a la biblioteca de mi pueblo, acá en Chile. Acerqué a mi hija a la obra de Bolaño mediante un texto corto, su discurso en Caracas al recibir el premio Rómulo Gallegos, quedó sorprendida y a partir de entonces no ha dejado de leer sus libros. Ahora ella está leyendo 2666, el que espero "robárselo" cada vez que tenga la ocasión.

Ángela

6
Ángela - 28-11-2008 - 10:16:13h

Para mí, todo lo escrito por Bolaño es bueno, muy bueno. Me gusta todo, pero yo recomendaría, a alguien que no haya leído nada de su obra, que empezara con Estrella distante. Es una pequeña joya donde aparecen alguno de los temas recurrentes en este escritor. También me sacudió Una novelita lumpen (¡qué bueno tiene que ser un escritor para escribir estas cosas por encargo!). Y, como dice Javier, Entre paréntesis es un regalo.
La editorial Candaya acaba de publicar "Bolaño salvaje" de Edmundo Paz Soldán y Gustavo Faverón Patriau.

Javier Cenzano

5
Javier Cenzano - 21-11-2008 - 11:41:00h

Hola Javi!:
¡losiento, lo siento! he tardado mucho en leerlo! seré el último en felicitarte?
Bueno, pues felicidades, el post -o entrada- es muy entusiasta, muy claro, y muy incitador de la lectura.
Como siempre-o casi siempre- sigo tus consejos literarios, y aunque mi primera experiencia con Bolaño-ejem!- no fue muy buena, buscaré unas vacaciones apropiadas para leer los detectives salvajes, o, si mi impaciencia me lo permite, 2666.
un beso!
dr javi

Lea

4
Lea - 19-11-2008 - 10:17:25h

Bolaño ha sido para mí el gran descubrimiento de la temporada. No os lo perdáis!

Andoni Calderón

3
Andoni Calderón - 4-11-2008 - 18:12:27h

No soy entusiasta de Bolaño como Javier; pero he leído “Los detectives salvajes” y “2666”.

 

Sobre "Los detectives salvajes" hubo división de opiniones (¿naturaleza geminiana?).

 

De "2666", que –si no recuerdo mal- consta de 5 "novelas" muy desiguales en extensión, me gustó mucho la primera y la última me pareció extraordinaria.

kermitt

2
kermitt - 3-11-2008 - 17:37:42h

para mí, 2666 fue como una patada en el estómago, directo, certero, de las que te deja sin aire. Los detectives salvajes fueron la confirmación.
Saludos y gracias por el blog.

Clara

1
Clara - 3-11-2008 - 13:09:00h

Bolaño es efectivamente uno de los mejores escritores de todos los tiempos. A mi también se me hizo el mundo más triste.


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]