Sumario
 Título / Autor(es)Página(s)
[R]El ternero en la época peripartal: exploración y diagnóstico. / Rigau i Mas, T.
El ternero recién nacido puede estar afectado por procesos hereditarios, congénitos o adquiridos durante después del parto. El conocimiento de la fisiología neonatal y los posibles factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de una enfermedad facilitará el diagnótico y el tratamiento, y lo que es más importante, su prevención. El diagnóstico debe llevarse a cabo siguiendo un orden y explorando el animal por sistemas o aparatos, valorando cada uno de los síntomas. Sin embargo, en el recién nacido, los signos de una enfermedad grave pueden ser vagos o ser los mismos para varios procesos, lo que puede dificultar el reconocimiento del proceso.
13-27
[R]Disfunción respiratoria y estado de acidosis. / Rigau i Mas, T. / Rodríguez Gil, J.E.
La asfixia generalmente, es un proceso ligado a problemas pulmonares o de intercambio sanguíneo entre la madre y el feto que se traduce en la imposibilidad de dilatar los pulmones y respirar. La acidosis es la incapacidad que muestra un organismo para compensar un descenso en los niveles sanguíneos de pH, presentando un cuadro clínico característico de pronóstico grave. El neonato muestra una gran propensión a sufrir acidosis, ya que los mecanismos que posee para compensar descensos de pH no son totalmente funcionales a esta edad, o la gravedad de la alteración impide que sean eficientes. Así, procesos como la asfixia neonatal o una edad, o la gravedad de la alteración impide que sean eficientes. Así, procesos como la asfixia neonatal o una diarreo intensa provocan fácilmente acidosis en el ternero, aunque su causas sean de origen diferente. Uno de los puntos clave en el tratamiento de la asfixia y de las diarreas en el neonato será, por lo tanto, la superación de la acidosis, mediante análisis laboratorial de parámetros sanguíneos y urinarios, será de gran ayuda para el establecimiento de una terapia adecuada a estas alteraciones del equilibrio ácido/básico.
29-40
[R]Recomendaciones para el alojamiento, nutrición y manejo del ternero neonato. / Serratosa i Vilageliu, J. / Miró i Roig, J.
Los profesionales sanitarios están muchas veces alejados de la rutina y las manipulaciones del ganadero, las cuales tienen, en la mayoría de los casos, tanta o más importancia que los programas sanitarios. El calostro es un alimento de vital importancia para el ternero, ya que aporta, de forma pasiva, la inmunidad necesaria para la prevención de procesos infecciosos. La ingestación de una dosis adecuada de calostro de buena calidad en las primeras horas de vida es un objetivo a alcanzar en la cría del ternero. En el presente artículo se definen, en varias tablas, cuáles son las condiciones de alojamiento, así como su influencia negativa negativa sobre el ternero neonato. Los programas alimentarios tienen gran importancia y se citan dos ejemplos, uno para terneros recién nacidos y criados en la propia explotación de vacas lecheras y otro para aquellos terneros que, aun siendo neonatos, son transportados a explotacione de cría o engorde.
43-58
[R]Medicina preventiva de los procesos infecciosos en el ternero neonato. / Torre Mañas, E.
Existen muchos factores que pueden actuar, como favorecedores o determinantes, en la aparición de procesos infecciosos en el ternero neonato. Entre ellos el estado inmunitario del ternero, el estrés, condiciones ambientales (temperatura, humeda, ventilación, corrientes de aire, etc.) el personal, el tamaño del rebaño y el tipo de construcción. La acción a nivel de estos factores va a permitir la prevención de la enfermedad, o en todo caso, lograr un nivel sanitario, que no haga de la explotación un negocio absolutamente ruinoso. El uso de vacunas y bacterina es fundamental, pero no es el medio más importante y además no resulta efectivo si no va acompañado de unas buenas medidas.
61-71
[R]Enfermedades infecciosas en el ternero neonato. / Torre Mañas, E.
Las enfermedades infecciosas que puede padecer un ternero neonato se manifiestan en forma de alteraciones digestivas, respiratorias y las resultantes de procesos septicémicos, infección del cordón umbilical, defectos congénitos y síndrome del ternero neonato. En cada uno de estos casos actúan diferentes tipos de microorganismos (algunos de los cuales están implicados en más de un proceso), fundamentalmente virus y bacterias, entre ellos: Escherichia coli, rotavirus, coronavirus, Salmonella spp, virus de la diarrea vírica virus de la parainfluenza 3 y virus de la rinotraqueítis infecciosa bovina. Su acción se ve favorecida por ciertos factores ambientales y de manejo; la acción conjunta de varios de ellos provoca un sinergismo que agravará el cuadro clínico.
73-86
[R]Tratamiento de la diarrea en el ternero neonato. / Rigau Mas, T / Pineda Bosch, J. / Tous Terreu, J. Mª.
El tratamiento de la diarrea del ternero neonato va a estar enfocado de dos formas distintas: el tratamiento etiológico, que va a depender del agente causal (bacterias, virus, protozoos, etc.) y el tratamiento sintomático, con una acción más general, que va a tratar de corregir los trastornos metabólicos y los desequilibrios hidroelectrolíticos, utilizando para ellola fluidoterapia (oral y parenteral) y la nutrición parenteral. También podremos actuar a nivel local mediante una serie de medicamentos como, por ejemplo, los que actúan sobre la motilidad intestinal, los antisecretores, los absorbentes, los que actúan en competencia modificando la flora intestinal, etc. Antes de realizar el tratamiento, debe valorarse qué antibiótico o asociación de ellos van a ser los más adecuados, teniendo en cuenta el agente causal y las posibles resistencias.
89-104