Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 15 de diciembre de 2017

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El amigo de las mujeres (1992)

 

Caja España, 1992

Este libro atípico, que disuelve la distinción entre géneros literarios, está conformado por una serie de fragmentos sobre el tema obsesivo de "las mujeres", enlazados por un personaje, que suele aparecer en primera persona sin nombre ni rasgos que lo identifiquen, y que se dedica a combinar pequeños relatos, momentos descriptivos y fantasías que tienen que ver tanto con la observación de la realidad como con la mitología, la religión o las noticias de la prensa. El personaje siente hacia las mujeres una síntesis de devoción y deseo, que al irse tramando con la evidencia de una profunda desolación componen su verdadero retrato: alguien del que no se sabe nada, que sólo habla "de ellas", que acaba dibujándose en el espejo del mundo que crea.  

 

 Reseña

 

Aquí, en "El amigo de las mujeres", un personaje en la sombra, mirón con tendencia a las ensoñaciones, contemplativo que rescata la maravilla de la vida en las escenas que contempla, apura sus visiones en el recipiente de Eros como el místico las apura en el cáliz de lo divino. Sus ojos ven más que los nuestros y son más sabios. Ven, por ejemplo, todos los sucesos extraños de que está llena la vida corriente, sucesos que sólo esperan a que alguien venza la fuerza que tira de ellos hacia el olvido y los cuente para satisfacción nuestra. Cuando a partir de la tercera parte del libro, las historias del "amigo de las mujeres" cobran vuelo de fábula, el estilo del autor se vuelve tan audaz como el de aquellos a los que se les suelta la lengua en una barbería. Su nervio y su lirismo corren juntos con la perfección que alcanza sólo al poema redondo. Como el amor es "el reino de la infinita posibilidad", también son infinitas las actitudes del contemplador que, como buen amante, se sabe contener y hasta se impide el abrazo amoroso. Su pudor le arroja fuera del lugar de la visión, pero deja allí a un criado de sus deseos: a un bufón lleno de poesía que se agazapa para ver mejor la escena cuyo centro es siempre una mujer. Los dos son uno: la fantasía y la razón. Allí está quien lo ve, y aquí quien lo cuenta. También una virtualidad sin fin es la marca de lo femenino, su carácter impredecible y secreto. Por eso la misteriosa Virgen aparece como un modelo.


Carlos Ortega en "Diario 16". 1 de mayo de 1993.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias