Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de junio de 2017

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Regreso a Sic transit (2006)

 

Col. La Pérgola Amarilla, Casa del Tiempo, Madrid, 2006.

 

Continuación del poemario "Sic transit (poemas del instante fugaz)", de 1992, con 13 poemas dedicados al poeta griego Yannis Ritsos, una de las más altas voces poéticas del siglo XX; incluye 22 poemas.

 

Introducción 

Mi interés, mi admiración por la poesía del griego Yannis Ritsos data de cuatro décadas, cuandot tuve la fortuna de conocerlo, de traducirlo... y de que me regalase algunas de las piedras que él encontraba por la playa y decoraba. Un libro mío de 1994, "Sic transit", explica con algún detalle el porqué de mi interés de su poesía, y cómo intenté con mis poemas recrear el cómo, si no el qué, de la obra ritsiana, cómo intentan atrapar la magia, el desencanto, la misteriosa emoción que se esconden muchas veces en ciertos momentos irrepetibles.

Seguí, durante años, subyugado por el extraño poder que emanan muchos de los poemas de Ritsos. Así escribí los veintidós poemas que llenan las páginas de este libro. Pero no sé si, en realidad, esos poemas siguen aquella estela o hace tiempo se perdieron en un sendero propio, por más que nacido de aquella vieja admiración.

Madrid, 2006

 

 

Tres poemas 

 

 

El autobús

(1993)

 

Él, su familia y cientos de paquetes,

quieren subir al último autobús.

Apresuradamente,

cada cual con lo suyo, se apretujan

en el precario estribo.

Pero quedan, dispersos, esos bultos

que la prisa olvidó.

                     El autobús ya parte;

él, sin querer abandonar ninguno,

intenta recoger

esta maleta, aquel par de altavoces.

Va cada vez más rápido;

él no consigue sujetarlo todo

bajo sus brazos

y no alcanza a subir.

                                   Ahora corre

tras la traidora máquina, ya lejos,

pero la vieja pierna no responde.

El coche se ha perdido entre el gentío

con su carga preciosa, inalcanzable.

Y él sigue sentado,

rodeado de inútil equipaje,

esperando, con su dolor de ciática,

otro autobús que no llegará nunca.

 

 

El icono

(2001)

 

María de Magdala,

cuya carne ceniza en el icono

apenas cubren los jirones,

mira a su creador llena de angustia.

 

El monje ¾rubia barba¾

da los toques finales

al celaje, la cueva, los arbustos.

 

La Magdalena sufre,

quebrado el rictus de su boca,

el dolor de la culpa.

 

Sube al iconostasio

la pintura Theódoros.

 

María de Magdala le clava la mirada

pesarosa y doliente.

 

El monje, en un impulso

y con apenas un par de pinceladas,

cambia en sonrisa el gesto, y se ilumina

la arrepentida pecadora.

 

Toda la noche sueña

Theódoros el monje

con la radiante hermosa de su icono.

 

 

Bamiyán

(2001)

  

Dinamitaron

los talibán la estatua milenaria.

 

El excesivo ruido

no consiguió turbar el sueño

de quienes miden su recompensa eterna

en número de huríes.

 

Más tarde (todo es dólar),

pensaron invitar a los turistas

a contemplar no-estatuas

en un país de no-mujeres.

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias