Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 26 de julio de 2017

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Fiebre (1997)

Fiebre (36 décimas), Col. Encina de la Poesia, El Foro de la Encina, Villanueva de la Cañada (Madrid), 1997.

 

Serie de décimas espinelas (o malaras), escritas a lo largo de años con temas variopintos. Pero el octosílabo no da para mucho, o al menos no me lo da a mí

 

 

Introducción

 

Me encanta la décima; mejor dicho, la espìnela (aunque varios estudiosos, entre los cuales el mejicano Arias de la Canal) propongan que fue Juan de Mal-lara quien la adaptó del portugués por primera vez. Me gusta esta estrofa, porque en su brevedad -ocho por diez, ochenta sílabas poéticas- y su pausa al fin del cuarto verso, puede competir con el soneto en plantear y desarrollar, dentro del español octosílabo, una tesis y su consecuencia. Y además, sirve admirablemente a juegos de ingenio y humor.   

 

Curiosamente -las cosas del contar-, esta plaqueta, aunque en su título anuncie "36 décimas", contiene 38 (de las cuales, 18 no incluidas antes en otra publicación), escritas entre 1954 y 1997. Entre ellas, las hay de todos los estilos: el juego, el humor  ácido, amable o procaz, el homenaje amistoso, el surrealismo, la reflexión. Y el ejercicio a dos mentes: las escritas "al alimón" con Ángela Reyes y con Enrique Gracia.

 

Cinco décimas

 

 

Espinela de las ruinas                                           

(1980, Poesía para sobrevivir)

 

De ruinas estás, Castilla,                              

herida de sur a norte,                                   

de la madrileña corte                                    

a la soriana gavilla.                                       

Me duele y me maravilla                              

que tanto amor, tanto empeño,                     

poco a poco, como un sueño                       

se pierdan. ¡Triste destino,              

cabalgar vulgar pollino                                 

y no noble Clavileño!                      

 

  

El alma de  mis perros

(1990, Verano, verano)

 

                 A Hugo, a Jueves

 

Ellos "ya" tienen alma.

Lo han decidido ahora:

un corazón que llora,

pena, emociones, calma.

En el cuenco, en la palma

de mi mano, los trigos

de su amor. Son testigos

las jaras, las encinas.

¿Sus almas? Argentinas.

Mis perros. Mis amigos.

 

  

Décima de la sombra

(1992, 18 asaltos al humor)

 

Don Juan Lasombra, sufriente

de estreñimiento constante,

fuese a comprar un laxante

en la botica de enfrente.

Atendióle un dependiente:

Juan, cortado, no quería

decir 'caca', y le pedía

para 'hacer... día' una triaca.

Fue la purga bien bellaca

y Lasombra se hizo... día.

(con pie forzado: "y la sombra se hizo día")            

  

 

Niñas de Bowling Green

(1992, con Enrique Gracia, 18 asaltos al humor)

 

De español titubeante,

sonrisa amable y procaz,

ojos que roban la paz

por detrás y por delante.

Su voz, un claro diamante;

su pecho, tibio jardín.

Denme su beso sin fin,

aunque sepa a chewing gum,

que están más buenas que el pan

las niñas de Bowling Green.

  

 

Décima en el congreso

(1997, 18 asaltos al humor

 

Reúnense en el congreso

hasta doscientas personas,

entre ellas, niñas muy monas

y algún profesor obeso.

Llama la noche al exceso,

pierden salud y sentidos

y ciegos mente y oídos,

al volver a la reunión,

del murmullo en la canción

se quedan todos dormidos.

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias