Biblioteca Complutense

André Glucksmann, filósofo del pesimismo (1937-2015)


La biblioteca de Filosofía de la UCM ha querido rendir un homenaje a este filósofo con una pequeña muestra de sus obras que estarán expuestas en la Sala de Lectura de la misma del 10 al 26 de febrero de 2016.

 


El 9 de noviembre de 2015 falleció en Paris el ensayista y filósofo francés André Glucksmann, miembro del movimiento de los llamados Nouveaux Philosophes y autor de más de veinte libros en los que, desde finales de los años sesenta, este influyente pensador ha reflexionado sobre las mutaciones del totalitarismo, la vigencia de la subversión política y los actuales desafíos a los valores de Occidente.

Tras un paso fugaz por Mayo del 68, el maoísmo y la izquierda proletaria, Glucksmann establece una ruptura con estas tendencias en La cocinera y el devorador de hombres (1975) donde traza un paralelismo entre el comunismo y el régimen nazi.

La filosofía política de Glucksmann se puede articular entre dos categorías fundamentales: el nihilismo y el mal. El nihilismo es la destructora creencia de que todo es posible, que ha llevado a los extremismos totalitaristas, y en cuanto al mal, Glucksmann postula que podemos ponernos de acuerdo frente al mal, pero nunca en torno al bien, puesto que en nombre del bien se han cometido las peores atrocidades.

Durante los años 80 Glucksmann sigue publicando libros y se dedica también al periodismo, una actividad que le merece un gran respeto. Ha colaborado en periódicos franceses como Le monde y Le meilleur des mondes, o españoles, como El País.

Entre sus títulos más recientes destacan Dostoievski en Manhattan (2002), Occidente contra Occidente (2005), El discurso del odio (2005) y Mayo del 68. Por la subversión permanente (2008).


Glucksmann en la Biblioteca Complutense

Obras escritas por André Glucksmann

Artículos a texto completo


"¿Quizá filosofar no es el privilegio de una escasa élite, sino el ejercicio del sentido común, un esfuerzo de lucidez abierto a la mayoría y sobre todo a los que se resisten al oscurantismo?" Glucksmann: Una rabieta infantil (p. 162)