Biblioteca Complutense

Elías Tormo y Monzó

Hijo de José Tormo y Adelina Monzó, Elías Tormo y Monzó nació en Albaida (Valencia) el 23 de junio de 1869 en el seno de una familia de agricultores. Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Valencia (1887-1891) y, casi a la par, pero a distancia y por libre, la de Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, llegando a doctorarse en esta institución en ambas disciplinas.

La pasión por la política la heredó Elías Tormo de su padre, que fue alcalde de Albaida. Esa pasión le llevó a ocupar importantes puestos de representación y responsabilidad política. Militó en el partido conservador de Antonio Maura y fue diputado en una ocasión y senador durante varias legislaturas, llegando a ser vicepresidente de la cámara alta durante dos años. Ocupó también otros altos cargos administrativos: fue Comisario de Bellas Artes en 1903 y Presidente de la Comisión Permanente del Consejo de Instrucción Pública desde 1920 y, más tarde, Presidente del Pleno del mismo. Su carrera culminó con su nombramiento como ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes durante el gobierno del general Dámaso Berenguer (entre el 24 de febrero de 1930 y el 18 de febrero de 1931), el penúltimo del reinado de Alfonso XIII.

En 1896 accedió a la cátedra de Derecho Natural en la Universidad de Santiago de Compostela. Sin embargo no dudó en sacrificar esta cátedra por otra de humanidades al obtener la de Teoría de la Literatura y de las Artes en la Universidad de Santiago y, un año más tarde, la misma en la Universidad de Granada. En 1904 obtuvo, mediante concurso de méritos, la cátedra de Historia del Arte de la Universidad de Madrid, la primera consagrada por entero a esta materia. En esta institución, además de una destacadísima e innovadora labor docente, con clases en museos y programa de excursiones a monumentos de ciudades cercanas a Madrid, desarrolló una larga carrera académica que le llevó a ocupar sucesivamente los cargos de decano de la Facultad de Filosofía y Letras en 1915, vicerrector en 1919 y rector de la Universidad entre el 30 de septiembre de 1929 y el 1 de marzo de 1930, puesto que abandonó al ser nombrado ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. 

Elías Tormo también estuvo vinculado a otras instituciones académicas como la Junta para Ampliación de Estudios (JAE) y, en particular con la Sección de Arte del Centro de Estudios Históricos (CEH). En ella, junto con Manuel Gómez fundó en 1925 la revista Archivo Español de Arte y Arqueología, revista que tuvo un importante papel en el desarrollo de ambas disciplinas. En esta institución impulsó también la creación de un Fichero de Artistas así como varios proyectos de inventario y catalogación del patrimonio histórico-artístico de las distintas provincias, que dieron lugar a catálogos monumentales provinciales. Su labor docente e investigadora le abrió las puertas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la Real Academia de la Historia y del Patronato del Museo del Prado. 

Se casó en junio 1896, con María Dolores Cervino, hija de Joaquín José Cervino y Ferrero, magistrado del Tribunal Supremo y destacado escritor romántico español del siglo XIX. Tuvieron siete hijos.

El final de su vida académica coincidió con la Guerra Civil que vivió intensamente desde la Escuela Española de Roma como lo atestigua la numerosa correspondencia que desde allí mantuvo con sus hijos y que se conserva en su archivo personal. En la Guerra Civil perdió a su hijo Germán y su yerno Luis Iturralde, esposo de su hija Adelina, así como algunas propiedades y su biblioteca que a duras penas consiguió recuperar tras la contienda.

Terminada la Guerra, ya jubilado se reincorporó, aunque ya con carácter honorífico, a sus quehaceres académicos desde el nuevo Instituto Diego Velázquez del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En 1949 volvió a ser elegido diputado (Procurador en Cortes) en representación de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Gran humanista, Elías Tormo dejó una importante huella en la Historia del Arte, materia de la que tuvo el honor de ser su primer catedrático. Tuvo un gran número de discípulos, entre los que se encuentran figuras destacadas de la historiografía de arte español como Sánchez Cantón, Angulo, Lozoya o Lafuente Ferrari entre otros muchos. En la docencia, Elías Tormo fue un viajero incansable y un destacado impulsor del contacto directo con la obra de arte fomentando el excursionismo, los viajes profesionales y las prácticas y docencia directa en los museos. Este interés se muestra también en algunas de sus obras como las Cartillas excursionistas y las guías artísticas. Esta pequeña lista no agota su bibliografía, que es extensísima. Elías Tormo falleció en Madrid el 22 de diciembre de 1957 a los 88 años de edad.

Tras su fallecimiento en 1957, el archivo personal y la biblioteca de Elías Tormo y Monzó pasó a manos de su hijo Juan Tormo Cervino para posteriormente, tras su fallecimiento, pasar a Antonio Tormo Cervino. A su muerte lo legó a su hijo Germán Tormo Garrido quien en el año 2005 lo donó a la institución Conjunto de San Juan del Hospital de Valencia. Una parte del archivo personal, que contiene documentos relativos a Elías Tormo y otros familiares, quedó en manos de Antonio Tormo Garrido, quien además de donarlo a la Universidad Complutense de Madrid lo completó con un manuscrito copiado y mecanografiado por Juan Tormo Cervino a partir de un original manuscrito, con título Memorias a mis nietos para ser distribuidos entre los miembros de la familia.

 

 < Índice >

 


 

 

Enlace al catálogo [BH AP 8]

 

Más información:

Arciniega García, Luis (coord.). Elias Tormo, apóstol de la Historia del Arte en España. Valencia: Institució Alfons el Magnànim, 2016

Lizarraga Echaide, Juan Manuel. Archivo Personal de Elías Tormo y Monzó. Documentos de Tabajo U.C.M. Biblioteca Histórica; 2013/01