Biblioteca Complutense

Ángel Vian Ortuño

 

   La vida de Ángel Vian Ortuño (Madrid, 7 de mayo de 1914 – 19 de julio de 1999) es una larga historia de amor a la docencia y a la investigación íntimamente vinculada  a la Universidad Complutense. Ingresó en ella como estudiante en 1929, se licenció con Premio Extraordinario y permaneció como ayudante de los profesores Moles y Solana; como catedrático de Química Industrial (1955); como director del Departamento de Ingeniería Química, primer decano electo de la Facultad de Ciencias Químicas (1974), primer rector electo de la UCM (1976) ; y tras su jubilación y hasta su muerte en 1999, como profesor emérito y rector honorario.

  Su curriculum universitario se enriquece con una dilatada experiencia investigadora en el mundo industrial que lo capacitó para entender  las relaciones necesarias de colaboración entre el mundo de la Universidad y el de la Empresa. De ahí que durante su mandato rectoral el profesor Vian diera un impulso definitivo a la Fundación Universidad-Empresa.

   De sus aportaciones técnicas y científicas son también prueba su gran cantidad de patentes, numerosísimos artículos publicados en revistas españolas y extranjeras y varios libros técnicos sobre Ingeniería Química, Química Industrial, Resistencia química de materiales, Sistemas de medida en Tecnología, y Economía de la Producción Química, varios de ellos vigentes.

   Desde los comienzos de su ejercicio profesional se observa en el profesor Vian una inquietud por el agotamiento de los recursos, por poner límites al uso irresponsable de la Ciencia y de la Técnica –lo que hoy ya se conoce como “Desarrollo sostenible” –, llegando a ser miembro del Club de Roma. También fueron tempranos su desvelo y tenacidad por la dignificación de la profesión química en España, desde la Asociación Nacional de Químicos de España y el Colegio de Químicos.

   Ejerció la rectoría complutense en los difíciles años de la transición democrática, y supo defender con temple la calidad de la enseñanza pública y la política de desmasificación. Una constante de su trayectoria fue la tolerancia y el mantener con firmeza la independencia de la Universidad de cualquier política partidista. En un apretado resumen, podría decirse que,  durante su mandato, se reivindicaron los espacios complutenses invadidos por otras instituciones, se realizó el inventario de bienes patrimoniales y artísticos, y se recuperó el legado de D. Federico del Amo. Se creó también la Fundación General de la Universidad Complutense, y la administración se modernizó. Todo ello se tradujo en un saneamiento de la situación económica de déficit crónico: en dos años amortizó la deuda pendiente y se triplicaron los recursos para actividades docentes.

   Las relaciones internas y externas de la Universidad se intensificaron a través de la creación de organismos y la firma de convenios. Creó e impulsó varios Institutos Universitarios de  Investigación y la Universidad de Alcalá de Henares.

   Durante su mandato nació también la Editorial Complutense, se inició la concentración archivística y la mecanización del catálogo de la Biblioteca de la Universidad Complutense; se creó el primer cuerpo bibliotecario. La Junta de Gobierno dejó de ser un órgano consultivo del rector para ser un órgano de gobierno democrático.  

   La vida científica del profesor Vian no quedó interrumpida por la jubilación. Continuó hasta el final en la Universidad Complutense, como profesor emérito y rector honorario. También impartió su magisterio en el Colegio Libre de Eméritos Universitarios, en el Instituto Químico de Sarriá y en las Universidades de verano Complutense, de Santander y Europea. Se mantuvo activo, como numerario, en la Real Academia de Farmacia, y en la de Doctores, y entró a formar parte de la Academia Europaea Scientiarum et Artium. Actualizó, en esos años, nuevas ediciones de sus libros más conocidos.

   Fue una vida que dio fruto, plena y activa hasta el fin, de la que da testimonio su archivo personal –casi cien cajas– donado por sus hijos en el año 2012 a la Biblioteca Histórica de su Universidad. Es una colección valiosa para la Historia de la Ciencia y también por reflejar un método propio de enseñanza y de gestión que no ha perdido vigencia como modelo de actuación. Guarda materiales documentales muy diversos: correspondencia, apuntes de clase, publicaciones, borradores de trabajos científicos, manuscritos varios –algunos inéditos–, documentación del mundo empresarial, asociativo, académico e investigador de la Química española e internacional del siglo XX, fotografías, discursos, artículos de prensa, etc. Es de gran relevancia para el conocimiento de su biografía, su legado científico y la historia de su tiempo, y para la investigación de un periodo de la vida universitaria de especial interés.

 

 < Índice 

 


 

Archivo en proceso.