Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 24 de marzo de 2017

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

Sci·Fdi:
Revista de ciencia ficción, 2015 Enero; (11)

Editorial

Estimados Sci-Fdi-amigos,

Ya tenemos nuevo número, el último de 2014 o el primero de 2015, os dejamos elegir según cómo se os haya quedado el cuerpo tras las navidades.

[Seguir leyendo] Editorial

Los óculos del caracol

Tomás Navarro bajó del autobús y se cubrió la cabeza con el periódico extendido. La lluvia caía a cantaros. Subió la calle empedrada en pequeños saltos para evitar así que sus zapatos se mojaran. El brillo de los faroles permitió ver el reflejo que desprendía el temporal, así como los guijarros suaves que se limaban ante el paso incesante de los arroyos.

Vislumbró el enrejado de su casa con su característico decorado, así como el esmerado piso de cemento. Se concentró tanto en llegar y resguardarse de la terrible lluvia, que no alcanzó a mirar el suelo. Algo tronó debajo de su zapato. Sintió el crujido de súbito, con una sensación de sorpresa y susto. 

[Seguir leyendo] Los óculos del caracol

Qualiorama

Había algo grotesco en los ojos de aquel libro. Le miraban desde el otro lado del banco, cercados por un centenar de diminutas líneas negras en cuyas irregularidades se adivinaban las letras que las conformaban. Alguien los había dibujado, pestañas incluidas, con un rotulador indeleble.

Era la página de un periódico. Cortada, doblada y pegada a las tapas para evitar que otros supiesen lo que estaba leyendo.

Los ojos de Felipe saltaron a las manos de su dueño, y de ahí a las mangas, a la chaqueta azul, al mentón cuadrado y perfectamente afeitado de su cara. Todo en él le identificaba como un Hombre de Oficina. Anodino. Meticuloso. Sin aspiraciones artísticas. Así pues, ¿Quién había hecho el dibujo? ¿Su hijo? ¿Su mujer? ¿Su amante?...

[Seguir leyendo] Qualiorama

Un embebedor alienado

Jun abrió los ojos y se encontró en una habitación blanca, un hospital.

-Buenos días señor Formica, disculpe la demora, estamos con muchos pacientes este mes -le dijo el hombre de guardapolvo que entraba por la puerta-. Yo soy el Dr. Edwards, y estoy encargado de su rehabilitación. Quizás sienta un poco de mareos y dolor de cabeza, pero déjeme decirle que es completamente normal en las reanimaciones hipocámpicas.

[Seguir leyendo] Un embebedor alienado

La vaca

-¿Dice usted que Gut Piik era un buen tipo?

El anciano que se sentaba ante mí asintió con la cabeza mientras acariciaba las orejas de su perro, que estaba tumbado en el suelo.

Aquella declaración era realmente sorprendente. Desde que empezamos a grabar entrevistas para el documental, aquella era la primera persona que elogiaba la valía de Piik como persona. Evidentemente, muchos habían destacado su genialidad como médico anticipado a su tiempo, muy posiblemente avanzado incluso para la época actual. Pero... ¿un buen tipo? ¡Y además, aquello lo estaba diciendo un pirot! Había algo que no estaba entendiendo.

[Seguir leyendo] La vaca

Las cinco puertas

Le llaman Ardid. Es el más inteligente de todos. Ha logrado escapar de mil emboscadas, y se sabe que es un fiel soldado del Ejército de Las Flores. Tiene unos treinta y cuatro, barba de unos días y un cuerpo extremadamente correoso. Su trabajo es la resistencia. Aguantar semanas a base de raíces y agua con potabilizador instantáneo. Cualquier otro cuerpo se doblegaría ante semejante esfuerzo. 

[Seguir leyendo] Las cinco puertas

Rastrillo de lecturas #4

Me acerco a un puesto en el Rastro. Ojeo un montón de libros. Encuentro la portada más sosa que he visto desde que cerré el catecismo allá por 1982: unas letras sobre fondo azul, unas estrellitas y poco más. "Los dioses humanos", se titula. El autor es un español que no me suena de nada, un tal Alexis de Vilar. Leo la sinopsis que aparece en la portada mismo: "Un nuevo «Mundo feliz» regido por la homosexualidad y el autoritarismo". ¡Guau! Ni me lo pienso: le doy al mercader el euro que pide y me alejo, entusiasmado.

[Seguir leyendo] Rastrillo de lecturas #4

Un melancólico sabor a futuro

Las posibilidades,

indefinida vocación de las mujeres marcianas

declaraciones atómicas que se muerden su propio rabo

sándwiches devorados por hormigas eléctricas

neuróticas nebulosas de tinta.

[Seguir leyendo] Un melancólico sabor a futuro

Odisea a Centauri

Huiste de la Tierra,

y te precipitaste a los cielos.

Mar de estrellas.

Aliento caído sin gravedad

[Seguir leyendo] Odisea a Centauri

Cuando llegue

Salí hace mucho, en mi nave,

tanto que olvidé el destino

cuando todavía lo había.

 

No sé si estoy solo,

o bien si es el vacío quien lo está,

pero es que aquí sin luz no puedo oír

si alguien me habla al oído.

[Seguir leyendo] Cuando llegue

Te seguiré más allá de la nube de Oort

Te seguiré hasta los templos del futuro

Escalaré peldaños de ónix o de cemento

Y entre las lunas de Saturno te hallaré

Suspendida entre las estrellas del firmamento

Se muere entre tus manos con óxido, el corazón,

Húmedo planeta de emociones...

[Seguir leyendo] Te seguiré más allá de la nube de Oort

Un encuentro

Pelo verde,

ojos miopes,

recién caída de una luna gris y a veces nostálgica

que nos recuerda que agosto siempre es agosto

cuando uno mira la Cordillera de los Andes.

Desconocida,

clara,

pequeña también.

[Seguir leyendo] Un encuentro

A tiempo luz

En nuestro tiempo nos juntamos,

reímos y jugamos siendo humanos,

felices contemplando las estrellas,

Las Pléyades, evolucionamos.

A través del tiempo y a años luz,

a viajar aprendimos, nos perdimos

pasando por la nebulosa

justo al sur del cinturón de Orión.

[Seguir leyendo] A tiempo luz

El último de los hombres

El Sol de los hombres, menguante,

Había puesto sus miras

En conocidas y antiguas estrellas.

Reinos sin reclamar que eran

Por derecho y en riqueza,

Herméticos y abundantes

Como piedras.

[Seguir leyendo] El último de los hombres

Las confesiones de Perseo

I

Navegaré entre astros infinitos:

eterno, atemporal, misterioso...

Seré un horizonte de sucesos

escondido en el cristal de un telescopio;

una estrella lejana en la frontera,

cuyo rumor de energías celestiales,

desate los átomos mortales

que envuelven mi potencia destructora. 

[Seguir leyendo] Las confesiones de Perseo

Pandora

Pandora se ha vuelto carne,

Pandora me mira y reta directo,

Pandora tiene los ojos como escorpión.

 

Pandora mírame.

[Seguir leyendo] Pandora

Acid egg

Incandescentes burbujas

reventando verdores

aceite de olivos

colinas italianas

Caravaggio levanta el pulgar

y  por él es abducido

en cambio

desde lo alto

bajan dos huevos

[Seguir leyendo] Acid egg

Amor a la distancia en pársecs

El beso fue de ojos no de labios

porque  allá es muy alto el firmamento

y los senos no afligen a los sabios

aunque sean dos globos de portento.

[Seguir leyendo] Amor a la distancia en pársecs

Arriba es abajo

Hoy han apuntado contra mi pecho

y no lo he sentido.

Llevo un blindaje infranqueable,

de palabras hirientes, hologramas mal interpretados

y llamadas a altas horas de la madrugada,

-todos mis días son noches-

[Seguir leyendo] Arriba es abajo

Código espiritual

Sólo soy un algoritmo,

un pedazo de metal,

un androide sin destino,

sin carne ni identidad.

 

En Vega, en Aldebarán,

en la estrella del camino,

mi mochila soledad,

mi deseo clandestino.

[Seguir leyendo] Código espiritual

Juntos podemos

Juntos podemos

fabricar sueños

a la par del pensamiento

y de la fantasía.

 

Sueños del presente

de la mente mía,       

realidad del mañana

de la mente humana.

[Seguir leyendo] Juntos podemos


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363