Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 29 de marzo de 2017

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

Sci·Fdi:
Revista de ciencia ficción, 2011 JUN 30; (4)

Editorial

Leer, perdón por la obviedad, es un placer. Pero poder acabar un relato y permanecer un momento reflexionando sobre lo que acabamos de leer o, simplemente, sintiendo que aún estamos inmersos en la atmósfera a la que nos ha transportado el autor es un placer de dioses. Y el verano, con sus vacaciones, es la época del año en la que la mayoría de los mortales podemos acercarnos a esta divina experiencia. Para contribuir a ello Sci-Fdi presenta su cuarta entrega cargada de relatos que nos harán pensar, estremecer o, simplemente, nos dejarán perplejos.

[Seguir leyendo] Editorial

Soltando lastre (primer premio concurso Byte)

El capitán Manel Durà abrió la puerta del registro del sistema antirradiación:

-Carlos, no lo pongas más difícil.

-¡No quiero morir! -se oía a Carlos, oculto detrás de un panel metálico que había desatornillado de quién sabe dónde.

[Seguir leyendo] Soltando lastre (primer premio concurso Byte)

Escuela Segunda Fundación (segundo premio concurso Byte)

Mi nombre es Hiro 24. Hoy es el primer día del nuevo curso, y echo de menos la antigua escuela. Los de "Robotech Tecnologies Inc." envían a papá a supervisar la construcción de la nueva fábrica y nos hemos trasladado de ciudad.

[Seguir leyendo] Escuela Segunda Fundación (segundo premio concurso Byte)

El ojeba (tercer premio concurso Byte)

EL OJEBA, mamífero artiodáctilo similar al alce terrestre, es una de las especies más extrañas de Qoppa 47. Su carne se considera tan exquisita que un plato de la misma cuesta veinte mil criks, es decir, el equivalente a la paga de cinco años de un oficial de la flota estelar. Esto se debe a que los ojebas poseen una serie de cualidades que hacen prácticamente imposible su caza:

[Seguir leyendo] El ojeba (tercer premio concurso Byte)

Una vida distinta (finalista concurso Byte)

Había saboreado las mieles que sus labios eran capaces de proporcionar a mi enjuto espíritu. Titubeante y algo melodramática, me consideré una diosa deshaciéndome de mi mortal preferido, el objeto de todas mis obsesiones de los últimos años.

[Seguir leyendo] Una vida distinta (finalista concurso Byte)

Virus (finalista concurso Byte)

Tengo miedo.

Siento que la enfermedad se va introduciendo dentro de mí, por todo mi organismo, y no puedo hacer nada para evitarlo.

[Seguir leyendo] Virus (finalista concurso Byte)

¿No compensa piratear? (finalista concurso Byte)

Había notado algo extraño en el Photoshop pirata que me acababa de descargar. Al principio lo atribuí a no llevar puestas las gafas; luego pensé que era el color del menú. Por casualidad,  me fijé en que la barra de herramientas tenía una pestaña que rezaba: "¿Quieres vivir una experiencia inolvidable?" Nunca antes había visto aquello y lo cliqué.

[Seguir leyendo] ¿No compensa piratear? (finalista concurso Byte)

El gran enemigo (finalista concurso Byte)

No respira. Y es que no está vivo, pero tampoco muerto. Lo observa todo, lo mira sin cesar, barajando datos, variables, apuntando en su sistema interno la estructura del mundo, su composición, sus puntos fuertes pero fundamentalmente los débiles. Sabe que existen, los encontrará y hará uso de ellos para destruir todo aquello que no pueda subyugar.

[Seguir leyendo] El gran enemigo (finalista concurso Byte)

Apaga (finalista concurso Byte)

El niño no quería apagar su ordenador personal. Tampoco la luz, aunque no la necesitaba. Estaba inquieto los últimos días. Creía que había un extraño en la casa, escondido en un armario, o debajo de la cama, esperando el momento propicio para salir.

[Seguir leyendo] Apaga (finalista concurso Byte)

La llave (finalista concurso Byte)

Grass sostiene una llave en la mano. La acaba de encontrar en su bolsillo. Observa con extrañeza aquel objeto anacrónico que dejó de utilizarse en el siglo XXI. Quizá Lisa sepa darle alguna explicación racional al hallazgo.

[Seguir leyendo] La llave (finalista concurso Byte)

Un mundo mejor (finalista concurso Byte)

Los guardaespaldas se apostaron a la puerta de la sala de reuniones, mientras que el Presidente del Gobierno Mundial entró sin miramientos y ocupó su lugar en el extremo de la gran mesa ovalada. Su rostro fruncido y los brazos cruzados sobre su pecho atemorizaron a los miembros del comité científico a cargo del proyecto Frónesis.

[Seguir leyendo] Un mundo mejor (finalista concurso Byte)

La aguja del pajar (finalista concurso Byte)

Un agujero de seguridad poco conocido le permitió a Elliot ganar acceso a la corteza visual de su objetivo cuando éste se disponía a leer uno de los pocos ejemplares en papel que quedaban de "1984".

[Seguir leyendo] La aguja del pajar (finalista concurso Byte)

Inteligencia artificial (finalista concurso Byte)

Aún no sabía cómo pero lo había conseguido, había desarrollado el sistema computacional definitivo. El ser racional artificial perfecto. Un programa con una capacidad ilimitada de aprendizaje, capaz de analizar y aprender de cualquier circunstancia, de acumular conocimientos ilimitados.

[Seguir leyendo] Inteligencia artificial (finalista concurso Byte)

El portátil de papá (finalista concurso Byte)

Mi padre viajaba mucho por negocios, pasaba poco tiempo en casa, pero el poco tiempo que pasaba valía la pena, en casa y aunque estuviera trabajando con su portátil me dejaba estar con él, me sentaba en sus piernas y me ponía juegos o videos divertidos.

[Seguir leyendo] El portátil de papá (finalista concurso Byte)

Los olores del mundo (finalista concurso Byte)

Los ojos por dentro huelen a melón recién abierto. Los regalos que vienen por correo desde Bucarest suelen traer un olor a pecera reconfortante. Mi cama, de lunes a viernes, huele a madrugadas rotas por ladridos de niño, un olor que se parece a aliento de tortugo.

[Seguir leyendo] Los olores del mundo (finalista concurso Byte)

Rutina comprar tabaco (finalista concurso Byte)

Búsqueda de punto de venta más cercano finalizada. Iniciando cálculo de tiempo... CálculoDeTiempo (Distancia['70', METRO], Velocidad[NORMAL], Modo[PIE], Imprevistos[ALEATORIO]). Tiempo estimado de llegada: 92''.

[Seguir leyendo] Rutina comprar tabaco (finalista concurso Byte)

Cibergénesis

Se cuenta que el mundo fue creado en siete días. A la Tecnotorre, sin embargo, le bastó uno para arrasarlo.

Todo comenzó, tal y como estaba programado, nada más introducirse la primera de las siete claves, que activó una serie de conductos ya olvidados que esparcieron esporas en todo lugar conocido. Como resultado, se propagaron enfermedades ya olvidadas y erradicadas que diezmaron a gran cantidad de criaturas.

La segunda clave puso en funcionamiento maquinaria bélica escondida y oculta que inutilizó a todos los ejércitos existentes, convirtiendo el planeta en los restos de un gran campo de batalla.

[Seguir leyendo] Cibergénesis

La soga al cuello

Argentina, año 2022.

-El viaje en el tiempo -decía el joven profesor Hirsh, que enseñaba física cuántica en la Universidad de Buenos Aires a su nutrida y atenta clase- es teóricamente posible. La teoría de la Relatividad...

Mientras daba la clase, no notó que una misteriosa figura se introdujo furtivamente al salón. Se trataba de un hombre de poblada barba y de brillante calva, algo regordete, que vestía un traje negro.

[Seguir leyendo] La soga al cuello

hWord

-Hoy entrevistamos al prolífico escritor y desarrollador de software Germán Catalano -dijo el periodista en un primer plano, luego la cámara amplió el cuadro y apareció la imagen sonriente de un hombre canoso y de bigotes de foca oscuros que saludaba con la cabeza- . ¿A qué se debe tamaña producción de novelas y libros de cuentos, a razón de uno por mes? -le preguntó sin más trámite con su voz estridente.

-Buenas noches, a usted y a toda la audiencia -comenzó diciendo el entrevistado con mucha calma-, es bien sabido que la profusión de mi trabajo se debe al software que he desarrollado, el hWord, un verdadero hallazgo en el ámbito literario.

[Seguir leyendo] hWord

Razones para no viajar en el tiempo

Ernesto indica al muchacho que se siente, y espera sonriente a que se acomode frente a él. Es un joven mestizo, delgado, vestido con un pulóver desmangado de color gris, y pantalones azul oscuro, al estilo de los inicios del siglo XXI. Ernesto lo observa, mientras escucha pacientemente, mediante los audífonos, la información  personal que su supervisor le reitera.

El muchacho permanece en silencio, intimidado a su pesar por tener ante sí al patrullero del tiempo, imponente en su túnica roja, agudo contraste contra su piel negra. Ernesto termina de escuchar la información y, al no escuchar nada que altere sus consideraciones previas sobre el chico, evita que el alivio se trasluzca a su rostro. Tiene ante sí al típico recién llegado a la mayoría de edad, ansioso por estrenar su licencia de viajes temporales. Otro caso fácil, ideal para aplicarle un enfoque agresivo.

[Seguir leyendo] Razones para no viajar en el tiempo

Por un anillo

Estaba el otro día dándome unas vueltas por los anillos de Saturno con la sana intención de apreciar, o mejor dicho, pasear mi vista por las mozas -casaderas o no- que se cruzaran en mi camino, y que por su lozanía -espléndida lozanía. ¡Vive Dios!- de algunas de ellas, fuesen un contento para mi ánimo. Cuando detuve un instante mis pasos, y reflexioné, varado como estaba en el polvo galáctico, y me dije:

[Seguir leyendo] Por un anillo

Día de mudanza

La pequeña y delgaducha Loreto cerró el grifo y terminó con la gotera con la sensación de haberlo arreglado varias veces. Fuera las nubes ardían con el fuego amarillo del sol. Las noticias en la pantalla resumían guerras, conflictos y la predicción del tiempo. En una repisa, el barco pirata se mecía con los vientos alisios producidos aleatoriamente por el sistema de generación ambiental de la botella de simulaciones. Loreto entró en el salón y con el mando a distancia de la casa hizo sonar una canción del último recopilatorio de música de cámara francesa. El trabajo para la tarde.

[Seguir leyendo] Día de mudanza


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363