Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 25 de mayo de 2018

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

Sci·Fdi:
Revista de ciencia ficción, 2013 Agosto 1; (8)

Editorial

Queridos amigos,

Tenemos el placer de presentaros el número 8 de Sci-FdI. El pasado número anunciábamos un concurso de ilustraciones con la temática de ciencia ficción. La calidad de los envíos nos lo ha puesto realmente difícil, pero al fin había que tomar una decisión y en la portada del número actual podéis encontrar la ilustración ganadora, Duty, que nos envió Óscar Lazo Mercado.

[Seguir leyendo] Editorial

Deus ex machina

El Doctor Steiner avanzaba, intentando darse prisa, por el largo pasillo blanco del complejo de laboratorios. Lo habían llamado con urgencia del laboratorio 009 mientras esperaba a que se enfriase la taza de café de máquina que acababa de comprar (bastante malo, todo sea dicho; tres siglos después de las primeras máquinas de café no eran suficientes para mejorar el producto, por lo visto), e intentaba llevarlo consigo lo más rápido posible sin que se derramase, pues no tenía ninguna intención de tirarlo o de dejarlo en cualquier mesa de la cafetería. Siempre que había hecho algo así, el café había desaparecido a su vuelta. Y esta vez no iba a pasar. De ninguna manera.

[Seguir leyendo] Deus ex machina

Eva desencadenada

Me veo en la obligación moral de explicar por escrito los extraños sucesos de los que fui testigo y partícipe durante mi huida de la justicia francesa, cuando llegué a aquella remota finca perdida en medio de la selva virgen, a un día de viaje desde Iquitos. Quizá si relato lo que viví durante mi estancia en aquel suntuoso palacete, alguien pueda dar por fin un sentido a todo aquello, o acaso ese alguien pueda por fin certificar mi locura. Aun demostrándose mi demencia, hallaría cierta serenidad para mi espíritu, puesto que lo acontecido no sería algo distinto de una pesadilla que se hubiera filtrado hasta mi conciencia durante la vigilia. Mi locura sería una respuesta consoladora, pues de lo contrario sería horrendo no solo para mí, sino para cualquiera de nosotros pensar en la naturaleza de los componentes del alma de todo ser humano.

[Seguir leyendo] Eva desencadenada

Rosas Rojas

En la puerta del hospital de urgencias, donde estacionan las ambulancias, había una pelea entre dos hombres. Me llamó la atención porque solamente uno de los dos golpeaba al otro, que no caía al piso a pesar de los tremendos puñetazos que le aplicaban en el rostro.

Habían comenzado dentro de un taxi y bajado de él dando tumbos. Quien recibía los golpes ni siquiera sacaba las manos de sus bolsillos, como si en ellos estuviera protegiendo algo valioso. No ofrecía ningún tipo de resistencia, sólo buscaba evitar los impactos. Pero no lograba hacerlo del todo y el que golpeaba de manera feroz -que por su ropa parecía ser el taxista- le asestó varias trompadas más hasta que el agredido, al fin, se decidió a correr.

[Seguir leyendo] Rosas Rojas

Solipsys

Cada vez que escucho el rechinar de la puerta me estremezco. Siento mi corazón estrujándose aprisionado en una extraña sensación entremezcla de ansiedad y desolación. Es estúpido... especialmente después de haber escuchado ese sonido cientos de veces, docenas de veces al día.

La habitación donde trabajo es una repulsiva recámara estrecha y pequeña... o al menos así me parece a mí. Puede que sea más grande pero el hecho de que sea mi prisión quizás influye en mi percepción de ella y la siento como una celda asfixiante y claustrofóbica.

[Seguir leyendo] Solipsys

El Universo de Metro 2033 necesita tu contribución

 

Porque el universo imaginado por Dmitry Glukhovsky no debe limitarse al metro de Moscú ni ser obra de un solo escritor.

 

Cuando el escritor ruso Dmitry Glukhovsky usó la red de redes en 2002 para someter su obra a la crítica directa de sus principales destinatarios, no se dio cuenta que había hecho detonar una bomba nuclear con más megatones de los que podrían tener las que en su obra barren del mapa a las principales ciudades de la Tierra en algún momento del año en el que estamos.

Y es que la obra de Glukhovsky ha evolucionado al denominado "Universo Metro 2033", en el que sus habitantes han pasado de una actitud pasiva, proponiendo cambios a las novelas publicadas por el autor ruso, a una más activa, contribuyendo con más títulos para saciar la acuciante sed de contenidos.

[Seguir leyendo] El Universo de Metro 2033 necesita tu contribución

Chips de nuestros padres

-¡Venga, arriba! -nos gritó el stalker-. Ya hemos estado tumbados lo suficiente.

Ese era el procedimiento estándar que nos habían enseñado en innumerables ocasiones, tantas que ya me lo repetía en mi cabeza con cantinela y todo: "si una sombra por encima de tu cabeza ves pasar, túmbate boca abajo, quédate quieto y ponte a rezar".

Nos levantamos del suelo casi a la vez. Noté que el agarrotamiento del dedo que tenía puesto en el gatillo de la pistola desaparecía por momentos, así como la adrenalina que hacía un momento me había invadido por completo. También dejé de morder compulsivamente la boquilla de mi máscara antigás. 

[Seguir leyendo] Chips de nuestros padres

Patrulla nocturna

Pantalla uno: Polonio traba amistad con Pantalla dos: Disturbios en distrito cuarto Pantalla tres: Claudio evita en público a Pantalla cuatro: El sindicato de futbolistas publicita sus documentos sobre su estrategia comercial y reconoce que los cambios en su "volumen de negocio" han influido en sus ambiciones. Muy positivamente Pantalla uno: Polonio Pantalla dos: Ronelda confiesa que en su juventud fue discriminada por su condición de inteligencia artificial Pantalla tres:

-Esta mañana hablamos con Malkiel, el famoso viajero de los diez milenios.

[Seguir leyendo] Patrulla nocturna

El mensaje extrasolar

Sencillamente era increíble que estuviese sucediendo... El radiotelescopio de Arecibo había recibido un mensaje que provenía desde más allá de los límites del Sistema Solar, en las adyacencias de una lejana estrella, situada a unos 15.3 pársec de nuestro planeta. El proyecto SETI había rendido sus frutos, la humanidad había hecho contacto con otra civilización inteligente en el cosmos. Después de todo, no estábamos solos en el universo.

[Seguir leyendo] El mensaje extrasolar

Rastrillo de lecturas #2

Cuando, casi al final del libro, me sorprendí a mí mismo intentando recordar dónde había oído hablar previamente acerca de la leyenda marinera de los peces rojos con rostro humano, caí en la cuenta de que estaba disfrutando de una buena lectura. Evidentemente, se trata de una superstición inventada por el propio autor al principio de la segunda parte de la historia, pero que había resultado tan cautivadora que yo la había incorporado a mi acervo y, al volverla a encontrar 150 páginas después, me produjo la curiosa sensación de familiaridad benigna que para mí es el signo de algo bien escrito. No lo esperaba, puesto que en la tienda el libro me había producido una impresión más bien mala. Por ejemplo, en la solapa se resume de manera poco reconfortante como: "un libro que se compone a sí mismo cuenta su propia historia". Además, el diseño de la portada es más propio de una edición juvenil, con su muchacha semidesnuda y todo. Aun así, pagué 5 euros por él, un poco por puro vicio de coleccionista y otro poco porque encuentro cierto placer en destripar un mal libro como lo parecía éste.

[Seguir leyendo] Rastrillo de lecturas #2


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363