Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 30 de abril de 2017

Inicio

Los Erasmus Mundus de la Complutense

Desde 2007 la Unión Europea financia becas para estudiantes extracomunitarios que quieran completar sus estudios en universidades europeas. El objetivo es trasladar el conocimiento, como motor del crecimiento económico, a sus países de origen. Este curso 15 estudiantes disfrutan de estas becas Eramus Mundus Acción 2 en la Universidad Complutense.

Es 26 de septiembre. Apenas faltan unos días para que comiencen las clases de máster en la UCM. Lola e Inmaculada, las dos responsables de la Oficina Erasmus Mundus de la UCM, encargadas de la denominada "Acción 2", han citado en el Pabellón de Gobierno a los becados de este año de los programas ACP II y Angle, los dos en los que participa la UCM. Ambos programas están dirigidos a estudiantes de países de África, Caribe o Pacífico que quieran cursar estudios de máster en universidades de la Unión Europea. Lola e Inmaculada les han enviado un mail para invitarles a mantener una entrevista con Tribuna Complutense. Prácticamente todos asisten. Hay catorce de los quince que figuran en la estadística oficial. Incluso algunos que disfrutaron la beca el pasado curso y que estos días están en Madrid presentando sus trabajos fin de máster se animan a quedarse.


El idioma
Algunos llevan ya un mes y medio en Madrid. Han querido venir con tiempo para instalarse, conocer la ciudad y, de paso, ir mejorando su español. Y es que el tema del idioma es una de sus mayores preocupaciones. Prácticamente ninguno de ellos tiene el español como lengua materna, aunque sí son capaces de manejarse en una conversación. Ousmane Wane, que está en Madrid para presentar su trabajo final del Máster en Física Aplicada, anima a los que aún no se "lanzan" demasiado a hablar español. "Para mí hace un año la lengua era un problema. Ahora, mejor. A vosotros os pasará lo mismo", les dice en un perfecto español, aunque con cierto acento francés propio de un senegalés como él.


El prestigio de la UCM
La entrevista es sencilla. Les pedimos que uno tras otro se vayan presentando y explicando por qué escogieron la Universidad Complutense entre las muchas que tenían a su disposición a la hora de disfrutar de su beca Erasmus Mundus. Edneia Mendonça, de Cabo Verde, es la primera en tomar la palabra. "La Complutense -señala- es reconocida internacionalmente. Es una de las mejores universidades de Europa. Por eso creí que es bueno para mí estudiar aquí. Sé que voy a aprender mucho y dar a mi currículum más valía".
Las palabras de Edneia -que va a comenzar el Máster enE Trabajo Social Comunitario, Gestión y Evaluación de Servicios Sociales- no son la excepción. La Complutense, según explican, es un referente en sus países. La mayor parte de ellos habían oído hablar de ella. Algunos incluso tienen conocidos que han pasado por nuestras aulas. Sidonio Joao da Silva, de Timor Oriental, es de los pocos que reconoce que hasta hace unos meses nunca había oído hablar de la UCM. "La busqué en Internet y me puse a leer su historia. Cuando vi que esta universidad había hecho doctor honoris causa a Albert Einstein, no tuve ninguna duda de que tenía que venir aquí a estudiar. Si no tenía ya ninguna duda, vi el programa académico del Máster en Investigación en Inmunología y me pareció excelente. Estuve seguro de que estudiar en la Complutense me servirá para ayudar a mi país".


El deber de volver
Esta última frase de Sidonio abre otro tema de conversación. Según explican, los becarios erasmus mundus deben firmar antes de disfrutar de la beca el compromiso de regresar a sus países de origen una vez finalicen el periodo de estudio. "¿A ninguno le gustaría quedarse en Europa a ejercer su profesión?", les preguntamos. "Creo -habla Ousmane Wane, el senegalés que cursó el pasado curso el Máster en Física Aplicada- que muchas personas cuando nos ven piensan que no queremos volver a nuestros países. Y eso no es así. Creo que aunque no firmásemos el compromiso de volver, la mayoría lo haríamos". "Mi país, Mozambique, tiene mucha necesidad de científicos. Quedarme en España no tiene ningún sentido", añade de manera tajante Helio Vasco Ngauliane, quien va a cursar el Máster en Geología Ambiental, "un tema muy actual y necesario en mi país".
Tsomou Jean Mathieu, de República del Congo, estudiante del Máster en Lingüística: nuevas aplicaciones y comunicación internacional, aporta una reflexión al debate: "Yo siento mucho el nivel de mi país cuando lo comparo con España. Veo que muchos africanos venimos aquí a estudiar, y que ningún español o europeo viene a mi país a hacer lo mismo. Mi deseo es que eso cambie, que algún día los europeos vengan a mi país a estudiar. Por esto tengo que volver".


Formación práctica
De vuelta a los motivos que les han traído hasta la Complutense, hay otro sobre el que hay prácticamente unanimidad: la formación práctica. Según cuentan, en sus países no hay medios para mezclar la formación teórica con la práctica. Pondi André Landry, de Camerún, cree que esa es, sin duda, la principal razón para que personas como él, que va a cursar el Máster en Física y Energía, se decanten por cambiar su vida, dejar a sus familias y amigos a miles de kilómetros de distancia, y enfrentarse a lo desconocido. "En las universidades de Camerún no hay laboratorios. Toda nuestra formación es teórica. Por eso queremos venir a Europa, para adquirir ese conocimiento práctico que necesitamos". "En Mozambique -explica Geraldo Jamisse Hobela, quien ha cursado el Máster en Biología de la Conservación- no puedes estudiar más que Biología general. Aquí he profundizado en práctica e investigación más de lo que jamás habría hecho allí. Ahora me toca aplicar todo esto en mi país", concluye Geraldo.
Joe Kaowai, de Papúa-Nueva Guinea -"Creo que debo ser el único de mi país en España", afirma entre risas- coincide con sus compañeros africanos en el atractivo que también para él tiene el alto componente práctico de los másteres que se imparten en la UCM. Joe va a cursar el Máster en Administración y Dirección de Empresas en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Lo va a hacer en inglés, el idioma oficial de su país. Esta posibilidad ha sido también una de las que le hicieron venir la Complutense. "Estoy aquí por la formación práctica, el poder estudiar en inglés y el hecho de poder conocer personas de otras culturas y clases", resume Joe.


Trato exquisito
Cuando Marcos Florentino, el único caribeño en la reunión -es de República Domicana-, se presenta diciendo que acaba de terminar el máster en Periodismo, sus compañeros le aplauden y felicitan. Algunos le conocen y le agradecen la ayuda que les ha prestado para integrarse mejor en la Universidad. Y es que, aunque la mayoría no tiene ninguna palabra de reproche sobre la manera en que les han recibido en la universidad -con especial mención a Lola e Inmaculada, por su trabajo en la Oficina Erasmus-, lo cierto es que no siempre es fácil encajar desde el primer momento en un país y una cultura diferente. "Otra de las cosas que más me ha sorprendido -comenta Helio Vasco- y que espero que seámos capaces de explicar en nuestro país, es el trato que nos dan los funcionarios y los profesores. Cuando hablo con ellos, es tal el respeto y la atención que recibo que me hacen sentir como si fuera alguien muy importante. Por ejemplo, al segundo día de estar aquí hablé con el decano de la Facultad y un vicedecano me estuvo enseñando todo. En mi país si un estudiante habla con el decano o el vicedecano es que ha hecho algo muy malo", concluye entre carcajadas.
Por supuesto, puestos a agradecer cosas, el primer puesto lo ocupa la Unión Europea como institución. Aunque todos ellos han trabajado duro y han presentado un brillante expediente para estar entre el escaso porcentaje de becarios seleccionados para estudiar en Europa, valoran sobremanera que un continente rico como el europeo dote una partida de su presupuesto para ayudar a personas de zonas más desfavorecidas del mundo y que, además, lo haga no dándoles una limosna sino poniendo a su alcance una oportunidad única. "La mejor manera de hacer crecer nuestros países es fomentar el conocimiento y la formación entre su población", afirma el congoleño Tsoumou Jean.


Hacer grupo

La conversación ha durado más de una hora. Uno tras otro los diecisiete estudiantes presentes han ido tomando la palabra, primero para presentarse y luego, los que han querido, para reflexionar sobre diversos temas. Antes de despedirse se comienzan a intercambiar teléfonos y mails. Marcos Florentino les anima a quedar de vez en cuando y hacer grupo. Joe, el estudiante de Papúa Nueva Guinea, le toma la palabra y pide en voz alta que este sea el comienzo de una gran amistad.
Antes de irse, uno de ellos nos pide que, por favor, nombremos a todos los que han asistido a la reunión en nuestro reportaje y digamos lo que van a estudiar. "Que se vea que estudiamos cosas importantes", señala riendo. Nos comprometemos a hacerlo. Estos son: Edneia Mendonça Gonçalves, de Cabo Verde, Máster en Trabajo Social Comunitario; Zacarías Rosalina, de Mozambique, Máster en Zoología; Mbdungu Massala Fabreteste, de Congo Brazzaville, Máster en Economía y Recursos Naturales; Babacar Sene, de Senegal, Máster en Gestión de la Documentación; Marcos Florentino, de República Dominicana, Máster en Periodismo (finalizado); Papa Gorgui Birame, de Senegal, Máster en Física Aplicada (terminado); Tsoumou Jean Mathieu, de República del Congo; Máster en Lingüística; Pondi André Landry, de Camerún, Máster en Física y Energía; Aly Salimo Omar Muadica, de Mozambique, Máster en Microbiología y Parasitología; Filipe Kitenda Jungo Zua, de Angola, Máster en Meteorología y Geofísica; Sidonio Joao da Silva, de Timor Oriental, Máster en Investigación en Inmunología; Geraldo Jamisse Hobela, de Mozambique, Máster en Biología de la Conservación; Helio Vasco Ngauliane, de Mozambique, Máster en Geología Ambiental; Joe Kaowai, de Papúa Nueva Guinea, Máster en Administración y Dirección de Empresas; Anicet Odilon Matongo Nkouka, Máster en Literatura Africana Anglófona; Dabor Sene, Máster en Gestión de la Documentación, y Ousmene Wane, de Angola, Máster en Física Aplicada (acabado).
Gracias a todos y buena suerte.

Becas muy solicitadas y bien dotadas
La Universidad Complutense participa desde su creación en 2007 en el Programa Erasmus Mundus Acción 2 -los primeros años se denominaba External Cooperation Window-, de movilidad de estudiantes de terceros países.
Los tres primeros cursos la UCM participó en el programa de movilidad dedicado a estudiantes de Israel, Egipto y Palestina. En el curso 2010-11 recibió alumnos de China, y desde el 2011-12 -aunque ese curso también recibió alumnos palestinos- lo hace de estudiantes de países de África, Caribe y Pacífico, a través de las acciones Mundus ACP II y ANGLE. Estos programas también permiten la movilidad de profesores y personal de administración en ambos sentidos, pero son pocos los intercambios que se han producido. En concreto, en estos cuatro últimos cursos han venido a la UCM un total de 7 profesores de universidades de estos países y han sido 16 los docentes o personal de administración complutenses que han realizado estancias en alguna universidad de estas zonas del mundo.
Las becas Erasmus Mundus Acción 2 tienen una demanda bastante alta, aunque la oferta se reduce a alrededor de 250 en cada uno de sus programas, por lo que el porcentaje de aceptaciones no suele alcanzar el 10 por ciento sobre las presentadas. El número de estudiantes Erasmus Mundus en la Complutense desde 2007 se ha mantenido estable en una horquilla de entre 15 y 20 cada curso.
La selección de los becarios la lleva a cabo un comité científico conjunto de las universidades socias de cada proyecto. Lo que más se valora es, a partes iguales, el expediente académico de los solicitantes y sus motivaciones. Un tercer baremo, aunque con menor peso, lo marca el conocimiento de la lengua del país en el que se quiere disfrutar la beca.
Los candidatos seleccionados por el comité científico deben indicar tres posibles universidades de destino, siendo asignados a una u otra según el número de solicitudes que reciba cada una.
En comparación con otras becas de estudios de la Unión Europea, en especial con la Erasmus de movilidad europea, las becas Erasmus Mundus Acción 2 tienen una dotación económica elevada. Un estudiante de máster recibe 1.000 euros mensuales, además de ayudas de viaje y alojamiento. En el caso de los estudiantes de Doctorado la asignación mensual aumenta hasta los 1.500 euros.

 

Bookmark and Share

Comentarios - 1

Mec

1
Mec - 4-04-2015 - 20:24:17h

Gran iniciativa por parte de la Universidad Complutense, espero que siga activa o lleve más acciones de este tipo, me complace saber que gracias a ella hay estudiantes extracomunitarios que puede llevar a la práctica sus estudios y no limitarse a la teoría de sus respectivos países de origen, becas bien asignadas.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685