Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 24 de septiembre de 2018

Inicio

Antonio López, nuevo doctor honoris causa por la Complutense

El 26 de enero, el paraninfo de San Bernardo ha acogido la tradicional celebración de la festividad de Santo Tomás. En ella, el pintor Antonio López ha sido nombrado doctor honoris causa por nuestra Universidad. En su laudatio, el profesor de la Facultad de Bellas Artes, Tomás Bañuelos, afirmó que ya hacía tiempo que la UCM debía este honor a Antonio López, y "qué mejor momento que este año que se cumplen 50 años de la creación de la Facultad, antes Escuela de Bellas Artes de San Fernando". En la celebración también se llevó a cabo la investidura de una representación de doctores de la Universidad Complutense que han obtenido el grado en el pasado curso académico 2016-2017.

 

Antonio López aseguró que este no es un tiempo fácil para él, así que en su discurso quiso destacar algunas cosas buenas de su vida: su "infancia en Tomelloso, la belleza de ese pueblo, las gentes que construyeron aquel lugar tan precioso, su sentido del humor, su respeto a los niños y los muertos"; la figura de su tío Antonio López Torres, que le señaló el camino; su venida a los 13 años a Madrid para estudiar Bellas Artes y formarse como pintor, y aunque no sabe si Madrid es una ciudad que le guste, sí sabe que aquí estaba su vida, ya que aquí no sólo conoció la escultura, sino que también conoció la artista, María Moreno la que es hoy su mujer.

 

Recuerda Antonio López los trabajos que realizó en la Escuela de Bellas Artes, "cómo eran los profesores, y aquellos otros trabajos de antiguos alumnos que ahora decoran la Facultad de Bellas Artes, sobre todo la copia de un mural de Mantegna" que le causaba una gran admiración.

 

Nueve años después de terminar sus estudios, Antonio López volvió como docente y aunque su "situación como profesor contratado se complicó" y lo dejó para dedicarse a la pintura, vuelve a la Facultad todo lo que puede "sólo por ese placer de regresar a esos lugares que parece que tienen una influencia buena".

 

Añade el pintor que entró en la Escuela "sin saber nada" y que cuando salió, en 1955, ya tenía una idea de lo que quería pintar, algo que fue puliendo con el tiempo hasta descubrir su espacio dentro de la pintura, y teniendo claro que su camino era la figuración.

 

A pesar de sus éxitos, López considera que siempre pende sobre él la sombra de la supervivencia, "una sombra con la que tienen que convivir todos los pintores, porque la vida puede ser un jardín precioso, pero al mismo tiempo un lugar de tormentos y frustraciones". Opina que a pesar de esa sombra, sigue trabajando para intentar hacerlo lo mejor que sabe y puede, porque su vida "mejora con el trabajo". Antonio López se siente satisfecho de haber podido compartir momentos con otros grandes artistas, porque "sólo por ser espectador de esos momentos de esplendor, ha merecido la pena".

 

El lector de la laudatio, el profesor de Bellas Artes, Tomás Bañuelos, explica que siempre ha estado en relación con los escultores del realismo, los conocidos como los "tres López", Francisco, Julio y Antonio. Considera además Bañuelos que "el realismo es una corriente artística que hoy está en auge, aunque no siempre estuvo de moda".

 

De acuerdo con sus palabras, Antonio López "es una persona austera, un ser humano transparente en lo cotidiano, que para los amigos siempre fue Antoñito, algo que aceptó por respeto a su mentor, su tío Antonio López Torres". O como le definió Miguel Delibes, un ejemplo de "modestia machadiana de su aliño indumentario", siempre con su cartera cruzada y su trato hacia sus compañeros y maestros lleno de "cariño, cordialidad y admiración".

 

Gracias a López, Bañuelos aprendió que "trabajar no es producir, sino amar tu profesión sobre todas las cosas, así como descubrir el respeto por el arte y los artistas". Opina el profesor de Bellas Artes, que el nuevo doctor honoris causa "aborda su obra con el mismo rigor que el científico o el investigador, y como él mismo ha dicho no basta con pintar bien. Antonio pinta como un escultor y esculpe como un pintor, indagando sobre la forma, con una precisión en el valor luz como si manejara un fotómetro".

 

Esa manera de trabajar, que para otros muchos podría ser un lastre, Antonio López la ha incorporado "con naturalidad como un ingrediente más de un proceso creativo, en el que sus cuadros están plagados de pinceladas, gotas y números que sólo él entiende, y que a la distancia adecuada, esa con la que te conectas con el sublime arte, se transforma en belleza, fruto del talento innato que ha sabido enriquecer con los años".

 

Nuevos doctores

Tras felicitar a Antonio López por su investidura como doctor honoris causa, el rector Carlos Andradas se dirigió a los nuevos doctores para asegurarles que "con su éxito celebramos también el de la propia Complutense" y les invitó a disfrutar del momento y del histórico espacio del paraninfo de San Bernardo. Y es un acto para disfrutar, porque de acuerdo con el rector, "culminar el doctorado no es tarea fácil, ya que la investigación, aunque sea apasionante no es sencilla".

 

La UCM es la que más doctores produce en España y "nos sentimos orgullos de ello, porque ese doctorado marca el inicio de la carrera investigadora, y eso es un indicador de la salud de la investigación". En la Complutense, con la Escuela de Doctorado y los programas que la integran "se quiere hacer especial hincapié en esta etapa de los estudios, con iniciativas como el PHDay o Tu tesis en 3 minutos".

 

Según informes citados por el rector, "el tiempo de los MBA está llegando a su fin y ahora se empieza a valorar más el doctorado, por que está realizado por gente capaz de combinar imaginación, razón y rigor, y todo con unos principios deontológicos serios, poniendo como interés principal el racional y no el crematístico".

 

A pesar de eso, "no son buenos tiempos para la ciencia, si es que alguna vez lo fueron". Se sacaba de presentar un informe sobre el Estado de la ciencia en España, y en él se ve que hemos disminuido en producción científica en los últimos años, "nada que nos sorprenda, porque esto es la crónica de una muerte anunciada desde las universidades, debido a la reducción de la inversión reducida en I+D+i, al desmembramiento de grupos de investigación, al descenso de proyectos y del importe medio de financiación...". Hay muchas causas de esta situación de declive, a las que Andradas añade una más, que "se está dejando a las universidades al margen, alejando la investigación de los departamentos universitarios, lo que tiene un efecto letal, desastroso, que ya está empezando a advertirse".

 

Informa el rector que "en la UCM hemos aumentado la oferta propia de contratos pre y posdoctorales y hay convocatoria propia para grupos de investigación, pero hay que decir alto y claro que la investigación así no es sostenible, hace falta un compromiso de Estado porque nos jugamos el futuro del país, ni más ni menos".

 

Habló el rector también de proyectos en el campus, como la recuperación del espacio ocupado por el Museo del Traje, "para aumentar la oferta de estudios artísticos, y de ese modo consolidar el liderazgo cultural y artístico de Madrid".

 

Para Carlos Andradas, la universidad se enfrenta a cuatro retos fundamentales: transformación digital, mayor financiación estable, captar y retener talento, y conseguir un marco normativo para el desarrollo de la actividad académica e investigación basado en la confianza en universidades e investigadores. A ellos les añade un quinto reto: recuperar y ejercer el liderazgo social, algo acuciante en tiempos donde hay un vacío de liderazgo, para que no tengamos que decir esa triste frase: "Efectivamente, yo vi todo aquello y no hice nada por impedirlo".

 

Antonio López durante su discurso de investidura como doctor honoris causa por la ComplutenseAntonio López entre los rectores Carlos Berzosa y Carlos AndradasAntonio López es uno de los artistas más reputados de nuestro paísAntes del acto de investidura, Antonio López charla con el rector Carlos AndradasEn su discurso de investidura, Antonio López ha querido recordar algunos de sus momentos vitales más felicesEn la celebración de Santo Tomás también se llevó a cabo la investidura de una representación de doctores de la Universidad Complutense que han obtenido el grado en el pasado curso académico 2016-2017Tomás Bañuelos ha sido el padrino de Antonio López en la ceremonia de su investidura como doctor honoris causa
Bookmark and Share

Comentarios - 2

Juan José

2
Juan José - 26-01-2018 - 20:23:19h

Sin duda. Todo un honor.

Manuel Huertas Torrejón

1
Manuel Huertas Torrejón - 26-01-2018 - 19:29:28h

Todo un privilegio y un honor haber podido compartir un momento tan emotivo con el gran maestro y amigo Antonio López.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685