Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 22 de octubre de 2018

Inicio

Cátedra de Emprendimiento Social UCM-Santander: Apoyo a quienes buscan valor social

En julio del pasado año la Universidad Complutense y Banco Santander pusieron en marcha la Cátedra de Emprendimiento Social UCM-Santander. Su director es Gustavo Lejarriaga Pérez de las Vacas, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, primer director de la Oficina Complutense del Emprendedor, Compluemprende, y desde hace más de dos décadas director también de la Escuela de Estudios Cooperativos, centro de especialización perteneciente a la propia Facultad de Económicas y Empresariales. Pese a sus escasos meses de actividad la Cátedra ya ha puesto en marcha varios programas de apoyo a los emprendedores sociales complutenses.

 

- Antes que nada, ¿qué es exactamente el emprendimiento social?

- Lo cierto es que no hay un concepto unánime. El término surge en Estados Unidos y es al creador de Ashoka, la mayor asociación de emprendedores sociales del mundo, Bill Drayton, a quien se atribuye en 1981 la primera definición de emprendimiento social. Pero desde entonces hasta ahora ha habido dos corrientes sobre la evolución del concepto. Una más estadounidense y otra más europea. La estadounidense entiende el emprendimiento social fundamentalmente asociado a lo que se llama el tercer sector, entidades sin ánimo de lucro, no entidades de mercado. En Europa la forma de entenderlo es un poco distinta. Aquí está bastante asentado el concepto de la economía social. Cuando se habla de economía social se habla de organizaciones en las que lo prioritario no es el capital, sino las personas. Son entidades que crean valor social o valor social sostenible. Están las organizaciones de no mercado, el tercer sector, entidades sin ánimo de lucro, que son asociaciones, fundaciones.. Y, además, se incluye a otro tipo de organizaciones, que son empresariales. Dentro de la economía social están las cooperativas, las sociedades laborales, las mutualidades... Luego, todo lo que sea poner en marcha proyectos que efectivamente crean valor social sostenible bajo la forma de asociaciones, fundaciones, cooperativas, sociedades laborales o mutuas, es la forma de entenderlo en Europa  y es como nosotros lo entendemos desde la Cátedra. A la hora de definir el objeto de la Cátedra nosotros hemos tenido una visión inclusiva. No solamente tercer sector, sino también organizaciones de mercado, empresas en definitiva. Una cooperativa aunque haya gente que no lo crea es una empresa, lo mismo una sociedad laboral o una mutualidad. Son entidades en las que lo prioritario son las personas y en las que, y es lo más importante, se crea valor social.

 

- ¿Qué se entiende exactamente con crear valor social?

- Cuando se habla de creación de valor social, que es lo importante para el emprendimiento social, eso se puede manifestar de formas muy distintas. Se puede crear valor social con una actuación socialmente responsable o porque realmente estás contribuyendo a la sostenibilidad ambiental o porque estás promoviendo que haya inclusión de colectivos desfavorecidos o porque tratas de cubrir actuaciones que el Estado ha dejado de cubrir. También es lo que hacen las cooperativas o las sociedades laborales, que contribuyen al desarrollo territorial y la cohesión social, creando empleo estable... Todas esas son formas de crear valor social y para nosotros son proyectos de emprendimiento social.

 

-¿Por qué una Cátedra exclusivamente dedicada al emprendimiento social?

- Lo cierto es que esta es una cátedra un tanto particular. La mayor parte de las cátedras están adscritas a un Departamento, sin embargo la nuestra está adscrita a dos instituciones. Por un lado, a la Oficina Complutense del Emprendedor, Compluemprende, porque evidentemente cuando estamos hablando de emprendimiento todo en nuestra universidad gira en torno a esa oficina. Pero aquí en la UCM tenemos, creada en 1971, la Escuela de Estudios Cooperativos. Es una escuela de especialización profesional, en la que participamos no solo profesores de la UCM, sino de otras muchas universidades. De hecho, actualmente integramos la Escuela 74 profesores de 22 universidades. Es una Escuela adscrita a la Facultad de Económicas. La dirijo desde hace más de 20 años y lo que hemos hecho desde siempre es intentar que nuestros estudiantes, mirando mucho a los de Económicas y Empresariales, que es donde estamos, pero no solamente, contemplen la posibilidad de que su salida profesional sean entidades de lo que se llama la economía social. Tratamos de promover que trabajen en cooperativas y ese otro tipo de entidades o, mucho mejor, que ellos mismos tengan la iniciativa de poner en marcha esos proyectos. El problema es que no hemos tenido instrumentos fundamentalmente económicos para poner en marcha programas que permitan que eso sea posible. Por suerte y gracias al Banco Santander, que hace una apuesta muy importante por el emprendimiento en las universidades y en concreto en la nuestra, y que tiene como una de sus líneas de apoyo el emprendimiento social, vamos a poder desarrollar una serie de programas que antes no podíamos desarrollar porque aunque lo hacíamos solo era con buena voluntad. Hemos tenido mucha suerte de contar con ese apoyo financiero para poder hacer cosas que hasta ahora no podíamos hacer.

 

- Pese al poco tiempo que lleva funcionando, ya habéis convocado y fallado vuestros propio premios de emprendimiento social.

- La Cátedra se constituyó el año pasado, pero al tener mucho bagaje anterior ya nos ha dado tiempo a hacer algunas cosas. Las más importante son tres. Una, en efecto, son los premios. Ha sido la primera edición de los Premios Emprendedor Social UCM-Santander, que ya se fallaron hace unos meses. Se presentaron 44 proyectos en una primera edición, lo que realmente fue absolutamente sorprendente, en buena parte gracias a la labor de difusión que se hizo desde Compluemprende. Hay distintas modalidades. Todos los proyectos ganadores participan en todo tipo de actividades formativas que podamos hacer, aunque eso realmente lo extendemos a todos los estudiantes, como son los talleres de emprendimiento social, conferencias... Además, los ganadores también reciben una ayuda económica. De momento el presupuesto de la Cátedra es modesto, pero la ayuda que recibe el proyecto ganador es una ayuda financiera para poner en marcha el proyecto.

 

- ¿Qué otros programas habéis puesto en marcha o lo vais a hacer próximamente?

- Una vez que finalizaron los premios hicimos una encuesta a todos los que se habían presentado para que nos dijeran qué tipo de actuaciones les gustaría que se pusiesen en marcha desde la Cátedra para ayudar a poner en marcha su proyecto. La financiación inicial es una de las iniciativas que salen, pero también otras medidas como la ayuda para buscar financiación por otras vías. Otra demanda, y que para nosotros es un programa estrella, y que los ganadores del Premio van a recibir, es un intercambio. Tenemos un programa que se llama Programa Internacional de Intercambio de Experiencias en Emprendimiento Social. De momento es un proyecto piloto con tres universidades, la de Puerto Rico, la Universidad de Santiago de Chile y la Cooperativa de Colombia. Lo que hacemos es que estudiantes de la UCM pueden visitar uno de esos tres ecosistemas de emprendimiento social y allí les van a dar conocer experiencias parecidas a las que ellos quieren crear. De lo que se trata es de aprender lo que están haciendo en otros sitios relacionado con lo que ellos hacen. Estudiantes de esas tres universidades también pueden visitarnos para conocer nuestra realidad. Es un programa que está despertando mucho interés entre los estudiantes. Queremos generalizar el programa, que cada vez vayan más estudiantes y también recibir; aunque el problema es el coste de los vuelos. Luego, por otras demandas de los estudiantes en esa encuesta, surge lo que hemos llamado Programa de Apoyo a Iniciativas de Emprendimiento Social, en el que efectivamente incorporaremos la búsqueda de financiación y los intercambios, pero también otras demandas como son las de asesoría y mentoría; quieren tener mentores o asesores en aspectos muy concretos que les pueden servir para desarrollar sus proyectos. En resumen, lo que más valoran los estudiantes son la financiación, los intercambios y la asesoría y mentoría, y a eso es a lo que estamos tratando de responder desde el primer momento.

 

- ¿Qué objetivos se marca la Cátedra a un plazo más largo?

- Lo mejor es responder con los versos de Machado: "se hace camino al andar". Somos conscientes de que hay un porcentaje alto de nuestros estudiantes que quiere emprender. En una universidad tan grande como la nuestra ese porcentaje se convierte en un número altísimo. Además, tras esos emprendedores hay una conciencia social bastante importante. Muchos de nuestros estudiantes tienen proyectos que de un modo u otro crean ese valor social al que hacíamos referencia. Es un número de estudiantes realmente muy elevado. Nuestro objetivo sería llegar a atender las necesidades del mayor número posible de ellos. Es muy difícil porque simplemente hacer esas actuaciones de mentoría o asesoría, ya no digo dar financiación, a un número tan grande de estudiantes como nosotros pensamos que puede demandar esto, realmente será un proceso muy largo y de muchos años. Por el momento nuestros objetivos son modestos en el sentido de que lo que queremos es dar a conocer que efectivamente se están haciendo actuaciones, que realmente hay un apoyo desde nuestra propia universidad y desde Banco Santander para que estos proyectos puedan llevarse a cabo y que efectivamente iremos poniendo en marcha programas en la medida en que vayan siendo demandados por nuestros propios estudiantes.

 

- ¿Los proyectos de emprendimiento social participan también en programas de apoyo al emprendimiento más genéricos, como por ejemplo el Programa Explorer del propio Banco Santander?

- El emprendimiento social es una especificidad dentro del emprendimiento, pero los proyectos que salen de aquí tienen la posibilidad de participar también en programas generales de emprendimiento. De hecho el proyecto ganador del Premio Emprendedor Social UCM-Santander, Caucus, ha participado en Explorer. Al final, la Cátedra, como no puede ser de otro modo, forma parte del ecosistema de emprendimiento de nuestra propia universidad. Se trata de prestar una atención especial a lo que tiene que ver con la parte social del emprendimiento. No podemos olvidar que la mayor parte de los proyectos emprendedores crean valor social de una manera u otra. El simple hecho de contribuir a crear un empleo estable o al desarrollo de tu propio territorio ya es una forma de crear valor social.

 

Los responsables de la Cátedra: Paloma Bel, directora de Compluemprende; Emilia Parejo Lozano, directora Comercial y de Relaciones Institucionales de Santander Universidades y Universia España; Mercedes Gómez, vicerrectora de Transferencia del Conocimiento y Emprendimiento; Begoña García Greciano, decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, y Gustavo Lejarriaga, director de la Cátedra y de la Escuela de Estudios CooperativosLejarriaga, durante una reunión de los Premios Emprendedor UCMLejarriaga destaca que todo lo relativo al emprendimiento en la UCM se está desarrollando de manera coordinada. En la imagen reunión del jurado del Premios Emprendedor UCM, celebrada el pasado mes de julio
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685