Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Poesía, Vol. 1 (1989)

 

Poesía, vol. 1 (1951-1979), Altorrey Editorial, Madrid, 1989.

 

 

 

Introducción

Aunque este primer volumen de mi obra completa se suponía que era la reunión de todos los poemas publicados anteriormente, la realidad difirió algo de ello, pues los poemas no aparecieron en el mismo orden que en los libros originales. Las versiones presentadas incluían, desde luego, correcciones de las originales (espero que las hayan mejorado).

El volumen abrió la Colección APANTA, de Altorrey Editorial. Contiene 238 poemas más todos los "brindis del poeta" publicados hasta entonces, de los siguientes libros:

UN CAMINO AL FUTURO (Santo Domingo, República Dominicana,1975)

LA LUZ Y LA SOMBRA (Cali, Colombia, 1965)

LA SUMA IMPOSIBLE (Santiago de Chile, Chile, 1964-1968)

LOS BRINDIS DEL POETA (Atenas, Grecia, 1970)

TIEMPO PRESTADO (Madrid, 1973)

SONETOS  (Series 1 y 2; Milán, 1976 y 1978)

NUEVOS POEMAS (Madrid, 1979)

 

 

Trece poemas

 

 

Un día más

(1951; de Un camino al futuro)

 

En el marco sangriento

del alba

se cierne una corneja.

 

Sube en el horizonte un sol resplandeciente

y gira muy despacio,

esperando a la reina de la noche,

su amante, que retrasa.

 

Y desnudado el hombre, riente le acaricia

la luz clara de Apolo, que teje con sus rayos

una escala perfecta.

 

Así, ya estoy despierto.

¡Loado sea Dios!

 

  

La persiana 

(1951; de Un camino al futuro)

 

El fuego. Y un rumor:

la risa turbadora

(una esquila en el ruedo).

 

Detrás de las pestañas

burbujean paredes

animadas por sus ladrillos rojos.

 

Una cuerda

desciende, cuidadosa de su tipo,

del alto ventanal.

Y arriba, sin Julieta,

dos tiestos de geranios

y dos cubos

con ropa.

 

Más arriba, un cristal vertiginoso

chispea bajo el sol.

 

Al viento, se levanta la persiana

y un trapo colorado

-llamada de Luzbel-

asoma.

            Sonriendo,

ahuecas tu corpiño

y dejas que una flor

vaya cayendo a copos de tu mano.

Voy a cogerlos yo. Tú me contemplas.

 

Sonríes nuevamente.

De tu boca vuelve a salir despacio, leve roce,

la risa turbadora.

 

Y cae la persiana.

  

 

Yo recuerdo 

(1952; de Un camino al futuro)

 

Hace tiempo te dije "yo recuerdo",

buscando entre mis ojos y los tuyos

un enlace sutil y misterioso.

 

No era verdad. No recordaba nada.

Sólo estaba cubierto por la sombra

del deseo de amar.

 

Y cuando fue la luz,

seguía aún vacío el universo.

 

  

Creación

(1953; de La luz y la sombra)

 

En el principio

hizo Dios las alturas y la tierra

y luego descansó.

 

Pasaron cien mil siglos, y otros tantos,

y en fin, naciste tú.

Y después de crear tu mano generosa,

tu mágica belleza

de virgen, y tu gracia,

el Señor te miró.

                          Y, satisfecho,

contaba tus virtudes, sonreía...

 

  

No quieras

(1958; de La luz y la sombra)

 

No quieras venir conmigo,

no quieras, amiga mía.

 

Que hay un milagro en tu sangre

pero mi sangre está fría.

 

Que tú velas y yo duermo;

tú, flor; yo, tierra baldía.

 

Yo respiro aire de noche.

Tú, brisa de mediodía.

 

Cuando tú sueñas, yo pienso.

Yo soy rémora y tú guía.

 

No quieras venir conmigo,

no quieras, ¡amada mía!

 

 

Estabas en la esquina

(1959, La luz y la sombra)

 

Estabas en la esquina

esperando a los hombres, como siempre.

 

Y vi cómo temblaba bajo el pobre

trajecillo, tu piel.

Me diste tanta pena,

que me sirvió de excusa

y me marché contigo.

 

 

El pony

(1965, La suma imposible)

 

La niña ha descubierto los caballos.

Son blandos y pequeños

y triscan dulcemente por la estepa.

 

Mi niña los persigue

con sus redondos ojos asombrados.

¡Qué amor pone en su gesto!

 

Hay uno, sobre todos, que la atrae:

uno negro y gracioso,

más inquieto, más chico, más alegre.

 

Lo llama a grandes voces:

-¡Caballito, ven toma!

Lindo, precioso...

 

El pony no contesta;

yo creo que no entiende el castellano.

 

Mi niña hace un puchero

y sus dulces ojitos se humedecen.

 

Mientras yo la consuelo, ya en el coche,

aún ella lo llama suavemente...

 

(Sobre la estepa triste y aterida,

con el Hekla de blanco, allá en el fondo,

el pony va saltando.)

 

 

Urgencia electrónica

(1966, La suma imposible)

 

Mis electrones sufren sordamente

la diferencia de voltaje que separa

nuestros protones místicos.

 

Todos mis miliamperios se resisten

a esconder en la noche tu doble potencial.

Pero mi alta frecuencia

niega al electroimán que hay en tu polo

la profunda ganancia electrolítica

de mi condensador.

 

 

Las horas  

(1967, de La suma imposible)

  

Hay horas que nos saben como a sueño.

Hay horas que destila una por una

la voz de la nostalgia.

 

No parecen reales esas horas.

Tal vez fueron medidas

por las ruedas exactas de todos los relojes.

Pero que nos duraban...

¡no sé lo que duraban!

 

Cada una nos iba salpicando

de emoción y agonía, de grito y de silencio.

Horas con la razón de vacaciones

y la voz atascada entre los labios.

Con la risa pugnando con la lágrima

y el frío con el fuego.

 

Unas horas teñidas de extraña purpurina,

con aroma a misterio y a victoria.

Horas que nos valieron más que años,

aunque luego pasaran la factura.

Las horas que nos duelen, ¡duelen tanto!,

pues nacieron sin molde

y no podrán salirnos repetidas.

 

¿Cómo han venido? ¿Cómo se marcharon?

¡Qué buena y mala suerte

tenemos de que ocurran esas horas!

Esas horas extrañas

serán las que envidiemos al pasado

cuando entremos,

de modo irremediable, en el futuro.

 

Las horas

que sabremos que fueron tan reales

aunque apenas nos sepan como a sueño.

  

 

Me convertí en esponja

para llenar los huecos de mi cuerpo

del placer y la angustia de la espera.

Para verme inundado de tu rojo,

tu blanco, tu esmeralda.

 

Muy poco a poco, mi conciencia nueva,

el viejo-niño torpe que en mí habita,

se empieza a reencontrar.

 

Allí ser  la paz, si no la dicha.

 

El rencor está vivo

pero duerme; quizás es él la espora,

el dragón castigado, la pulga de Chaplin.

 

Quiero abrir una trocha

a una risa de nuevo vendimiada.

 

Voy en tu espera recogiendo premios

a la paciencia, al ansia bajo llaves,

al nuevo economista de la vida,

de la emoción, que soy.

 

Ausencia-espera-vida,

trinomio ilógico este mío

pero esencial en mi supervivencia.

 

Hay que llenar estos vacíos áridos

con algo sustancial y coherente:

esa angustia de ausencia,

ese placer de espera,

ese color de vida y de futuro.

(1973, Tiempo prestado)

  

 

 A mi madre

(1976, Trece sonetos dedicados)

  

No llegué, me llegaste, madre mía,

a la vida, en que sigo sorprendido

porque al nacer, con mi primer vagido,

ya comencé mi triunfo y mi agonía.

 

A duras penas venzo cada día

la tentación terrible del olvido.

Quiero escapar, mas sigo bien cogido:

al fin ser  la Muerte la que ría.

 

A tientas voy viviendo, y al aciago

llamar de la Sin Carne, yo le miento

para más congraciarme con la Vida.

 

Y me muerde el resentimiento vago

de agotar, poco a poco, aquel aliento

que de ti recibí, madre querida.

 

 

 A la mujer

(1977, Trece sonetos dedicados)  

 

A la mujer arribo, y me remanso.

En ella encuentro cuna y escalera.

No me resigno a su forzosa huida.

Cada minuto en ella resucito.

 

Anidado en su seno, me hago espora.

Resumo en su caricia la arribada.

Nada me falta cuando me recoge.

A su llamada, clavo mis espuelas.

 

Meta y arcén de mi peregrinaje.

Olvido y ansiedad de horas vacías.

Laurel con que corono mi cansancio.

 

Imagen esencial. Ansia primaria.

Nodo vital. Secuencia inagotable:

Aroma, fuente, vértigo, llenura.

  

 

Neos Pireás

(1979, Trece nuevos poemas)  

 

Donde la luz es más limpia

  y más puro vibra el aire

    donde la ciudad se olvida

      donde el agua mejor sabe

 

allí la sombra es encina

  allí destilo la tarde

    allí la palabra amiga

       de pájaros y de mares

 

allí escribo hasta ese día

  que tu amistad me reclame.

 

  

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias