Noticias - Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes

Almudena Armenta: artistas que pudieron ser

4 nov 2015 - 11:29 CET

Sala de Exposiciones de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes (UCM)
Del 5 de noviembre al 7 de diciembre de 2015 

Catálogo de la exposición

Artistas que pudieron ser

Las obras que contemplamos han llegado a cobrar realidad gracias a mujeres solidarias y enlazadas entre sí por familia. En aquella sociedad de la que procede la artista, las mujeres compartían mensajes y se transmitían entre sí aquello que iban fraguado en su espíritu para que, la que lograse acceder a algún distinguido ámbito social, en esta ocasión fue artístico, pudiese dar cuenta de ese universo propio que se las obligaba a ocultar en sus trayectorias vitales.

Almudena Armenta es una de las elegidas. Su esfuerzo, creatividad y el apoyo por parte de las mujeres de su familia, además de su resolución y a pesar de toda resistencia social y familiar, la han convertido en portavoz de una saga que vivió en aquella época compleja. Ella se jugó su destino en un momento en  el que se cerraba una puerta y se abría definitivamente otra, que daría paso a mundos en donde las mujeres ya podrían expresarse por sí mismas en todos los ámbitos. Sin embargo, las formas de vida y de creatividad de muchas de ellas se quedaron ahogadas en la determinación de un mundo que hoy percibimos como obsoleto e injusto. Sus referentes están todavía en los años sesenta y setenta, y ella los convierte en obras de arte de las que emanan una enorme sensibilidad y belleza. Su material de base, en realidad, son propiedades femeninas, secretos callados reducidos a símbolos materiales impregnados de emoción que ahora adquieren un trascendental valor testimonial.

Almudena Armenta aborda estos elementos matéricos, los reorganiza, los hace convivir y los transforma ante nuestra mirada. Reconstruye los densos y rigurosos entramados situacionales en los que vivió y forjó su incipiente espíritu creador y a los que está agradecida por haber sido, quizás, el acicate que necesitaba para atravesar las convenciones sociales y lograr su meta: crear libremente, entrar en el arte académico y recibir el reconocimiento que le profesamos, a la vez que devolvía algo a aquella generación de mujeres con la que está indisolublemente unida: la posibilidad de mostrar al mundo sus secretos más sutiles. Las obras de Almudena Armenta constituyen un viaje hacia un mundo todavía poco explicado y lleno de enigmas. Sus objetos, organizados en constelaciones, se nos presentan como un proyecto de rescate de elementos femeninos muy bien enmarcados y a los que ha brindado una segunda vida. Un mundo de ilusiones de mujeres que podemos conocer gracias a ella y que parecía estar destinado al olvido.

Antonio Muñoz Carrión 

 

Con su libro-arte, Almudena Armenta convierte el pasado imperfecto que vivieron sus antepasadas en arte presente

La exposición que Almudena Armenta presenta en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes forma parte de un proyecto personal de proyección internacional: continúa una línea de investigación plástica que ya ha presentado en el circuito artístico francés. Es una primera característica original de esta muestra: nos encontramos ante una preocupación de calado y prolongada en el tiempo y en el trabajo de su autora. Es una veta artística que se está construyendo ante el público, es arte-proceso. El eslabón francés es antecedente y mensaje previo para el que inauguramos en nuestra facultad dentro de un crecimiento en número de obras y en profundidad de las mismas. De hecho, las piezas que presenta la autora son distintas a las que lució en Francia, al añadir nuevos eslabones a una cadena que varía al crecer, se matiza al ampliar su calado y hondura.

 

El leitmotiv de esta exposición es una reflexión biográfica sobre las mujeres de su familia que por circunstancias familiares y sociales no llegaron a ser artistas reconocidas: las metáforas que emplea Almudena Armenta forman parte de su personal poética. La caja es, como diría Lakoff, una ontología que representa una vida entera: Juliana, María y Carmen -familiares de la escultora- son bellos y complejos cofres abiertos ante nosotros: su complejidad vital, sus contradicciones son en la lírica de Almudena sistemas de objetos que relacionan los tópicos sobre las mujeres que estas luchadoras superan por acumulación. Las arcas de Almudena contienen perfumes, flores, telas, puntillas y otros objetos que asociamos con la educación sentimental patriarcal contra las que crecieron estas heroínas de la familia. Nuestra escultora contrapone esos objetos a otros que pertenecen al campo semántico de lo público, del honor, de lo tradicionalmente considerado masculino; medallas, herramientas de oficio, armas, honores son conquistados por estas luchadoras y así escriben una historia paralela, corrigen la historia en una genealogía artística que Almudena Armenta quiere para sí. La foto de sus familiares en la tapa interna de las cajas las presenta como la síntesis hecha carne de las contradicciones de su época que las acercan a nuestros días con un halo heroico.

Esta exposición se halla en una apasionante encrucijada del arte actual: el arte-archivo se torna lírico, el arte feminista se hace biografía y leyenda de artista, el arte-objeto se vivifica en una historia de ficción tornada en realidad en la propia exposición. Almudena Armenta concluye con su corriente artística el camino truncado que iniciaron sus antepasadas.

En la muestra actual, en el eslabón que ahora contemplamos, cinco misales y un libro de artista continúan la reflexión presentada en Francia. Los objetos de escritorio, los sellos de comunión y las estampillas de misal nos hablan de la religiosidad como actividad pública permitida para sus antepasadas: el oficio religioso aparece en la dialéctica de Almudena como el nicho social en que las mujeres tienen un débil papel público. La antítesis de esta tesis oficial es el recuerdo personal de sus antepasadas y la síntesis artística de la escultora se encuentra en las intervenciones de Almudena en estos volúmenes y objetos que por su mano se incorporan a la temática de nuestra sala de exposiciones: el libro de artista. Con su libro-arte Almudena Armenta convierte el pasado imperfecto que vivieron sus antepasadas en arte presente.

Luis Mayo

 

Axiomas

Almudena Armenta: artistas que pudieron ser - 1

Volver »