Cómo evaluar la información

Recursos para trabajos académicos (TFG y TFM) (II)

Evaluar las fuentes de información

Saber evaluar correctamente las fuentes de información que vas a utilizar en tu trabajo es fundamental para comenzar la investigación con buen pie. Hoy en día es muy fácil acceder a muchos recursos de información, pero no siempre todo lo que encuentras es fiable o resulta útil para el trabajo. Debes realizar un análisis crítico de la información localizada y seleccionar solo aquellos recursos de mayor calidad académica. Además de fijarte en la fecha de publicación y la fuente de la información (si es una tesis, artículo de revista, libro de editorial de prestigio, página personal, blog, revista divulgativa...), tienes que tener en cuenta quién es el autor (si es un experto conocido o no, en qué institución trabaja) y si la información es precisa y está actualizada y, sobre todo, si ofrece citas y referencias bibliográficas.

A continuación te presentamos algunos criterios que puedes seguir para evaluar la información recopilada y adquirir habilidades críticas para elegir aquellas más relevantes y adecuadas para tu trabajo:

  • Documentación impresa y electrónica

  • Información de la web (blogs, páginas web, etc.)


Criterios de evaluación para documentos impresos y electrónicos (artículos, monografías, tesis doctorales...)

Autoridad          

La responsabilidad de la información puede orientarnos sobre el grado de fiabilidad de la fuente:

  • ¿Quién es el autor o autora? ¿A qué escuela científica o de pensamiento pertenece?

  • ¿Es una persona experta en la materia? ¿Qué más ha escrito? ¿La citan otros autores o autoras?

  • ¿Pertenece a alguna institución, entidad o grupo de investigación prestigiosos?

Audiencia          

No todos los documentos tienen los mismos destinatarios, lo que influye en el rigor con el que han sido elaborados:

  • ¿A quién va dirigido el documento? ¿A personal investigador? ¿A alumnado? ¿Al público en general?

Actualización    

Normalmente nos interesará acceder a información puesta al día, pero no conviene perder de vista el contexto histórico:

  • ¿Cuál es la fecha de publicación?

  • ¿Está la información actualizada?

  • ¿Ofrece una perspectiva histórica?

Editoriales   

Otro indicio de la fiabilidad de la fuente es la editorial:

  • ¿Quién publica el documento? ¿Es una editorial comercial o institucional?

  • ¿Qué control de calidad hace? ¿Los documentos son revisados antes de su publicación?

  • ¿Qué intereses puede tener la editorial? ¿Científicos, profesionales, comerciales?

Tipo de documento      

El tipo de fuente, la actualización, la audiencia a la que se dirige y el papel de la editorial están relacionados

  • ¿Es un artículo científico? Los artículos en revistas científicas son de gran calidad porque son evaluados antes de su publicación; en ocasiones se pueden encontrar versiones preliminares en forma de documentos de trabajo

  • Si es un artículo científico, ¿en qué revista ha sido publicado? ¿Cuál es el factor de impacto?

  • ¿Es un artículo de divulgación? Los artículos en prensa o revistas de divulgación son muy actuales, pero no tienen el rigor ni la profundidad de los artículos científicos.

  • ¿Es una monografía? Los libros publicados por editoriales de prestigio aportan una visión en profundidad del tema de nuestro trabajo, pero eso les impide estar tan actualizados como los artículos.

  • ¿Es una obra de referencia? Este tipo de documentos deben ser actuales y permiten conocer el estado de la cuestión, lo que los convierte en un buen punto de partida para investigar.

Contenido         

También debemos valorar la calidad de la información desde el punto de vista de lo que cuenta y cómo lo cuenta:

  • ¿El tema se trata en profundidad o de forma superficial?

  • ¿La información es objetiva o responde a algún tipo de interés?

  • ¿El documento es relevante? ¿El tratamiento es exhaustivo?

  • ¿La expresión es correcta? ¿Hay errores lingüísticos?

  • ¿La exposición es clara, exacta y precisa? ¿Las afirmaciones, ¿están lo suficientemente argumentadas y documentadas?

  • La información, ¿se enriquece con las aportaciones de otras investigaciones, con otros puntos de vista?

  • ¿Está bien estructurada y organizada la información? ¿Hay introducción, los temas se desarrollan en capítulos, se exponen conclusiones?

  • ¿Qué información adicional se incluye? ¿Se ofrecen índices, glosarios, gráficos, tablas, imágenes, anexos...?

  • ¿Se distingue claramente la aportación del autor o autora de lo que procede de otras fuentes? ¿Hay bibliografía? ¿Hay citas?

  • Si estamos ante un artículo, ¿se incluye publicidad en el periódico o en la revista?

Condiciones de uso       

Conocer quién tiene los derechos de autoría o los derechos de explotación es esencial para saber cómo utilizar la información:

  • ¿Qué tipo de uso se puede hacer del documento? ¿Se reservan todos los derechos o hay algunos que se cedan? ¿Hay alguna licencia Creative Commons?


Criterios de evaluación para la información en la web (páginas web, bases de datos, blogs...)

Autoridad          

Saber quién está detrás de una web es tan importante como saber quién es el autor o autora de un documento:

  • ¿Qué persona o entidad es responsable? ¿Está claramente identificada? ¿Ofrece información sobre sí misma?

  • ¿Es posible contactar con ella?

  • ¿Con qué otras personas u organizaciones está relacionada?

  • ¿Qué intereses personales, profesionales, institucionales o comerciales tiene?

Audiencia          

Las páginas web pueden tener diversos destinatarios:

  • ¿A quién va dirigida la web? ¿A un colectivo específico? ¿Al público en general?

  • ¿Los contenidos son públicos o está restringido su acceso?

Actualización    

Las páginas web, blogs, perfiles en redes sociales... deben estar actualizados:

  • ¿Cuál es la fecha de publicación de la información?

  • ¿Está la información actualizada?

  • ¿Admite RSS? ¿Hay algún sistema de alertas?

Contenido         

Muchas variables pueden influir en la calidad de la información de una web:

  • ¿La web es objetiva o responde a algún tipo de interés parcial?

  • ¿Los contenidos son exhaustivos?

  • ¿Hay publicidad en la página? ¿Quién subvenciona a la persona o entidad responsable?

  • ¿La expresión es correcta? ¿Hay errores lingüísticos?

  • ¿Qué información se incluye? ¿Índices, glosarios, gráficos, tablas, imágenes, ficheros para descarga...?

Usabilidad         

Una web bien estructurada permite al usuario acceder fácilmente al contenido y moverse entre sus páginas:

  • ¿Está bien organizada la información? ¿Es sencillo utilizar los menús de navegación?

  • ¿Es posible realizar búsquedas en el contenido?

  • ¿Hay versiones de impresión de las páginas?

  • ¿Es posible encontrar contenidos de ayuda?

  • El diseño, los textos y las imágenes, ¿facilitan o entorpecen la lectura?

  • ¿Se mantienen los mismos criterios de estilo en todas las páginas?

  • ¿Tarda la web en cargarse?

  • ¿Se cumplen las normas de accesibilidad?

Visualización     

Algunas páginas presentan problemas en la visualización:

  • ¿Funciona con los principales navegadores de Internet?

  • ¿Qué formatos de ficheros se utilizan? ¿Es necesario disponer de algún software especial? ¿Los contenidos se pueden abrir con software libre?

Luminosidad     

La luminosidad de una web consiste en su capacidad para remitir a otras páginas:

  • ¿Se incluyen enlaces externos?

  • Los enlaces externos, ¿están actualizados o están rotos? ¿Cuáles son las fechas de consulta de las webs enlazadas?

Visibilidad          

La visibilidad de una página puede dar una idea de su impacto en la Web:

  • ¿Se encuentra fácilmente en buscadores y directorios de Internet?

  • ¿Qué otras páginas, perfiles, blogs... la enlazan?

Condiciones de uso       

Conocer quién tiene los derechos de autoría o los derechos de explotación es esencial para saber cómo utilizar la información:

  • ¿Qué tipo de uso se puede hacer de los contenidos? ¿Se reservan todos los derechos o hay algunos que se cedan? ¿Hay alguna licencia Creative Commons?


Recursos utilizados