Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

Dos de David Leavitt

Pilar Gómez Bachmann 3 de Noviembre de 2011 a las 10:21 h

David Leavitt es uno de esos autores de los que leo todo lo que publican. En esta ocasión os voy a hablar de sus dos últimos libros. En 2005 publicó "El hombre que sabía demasiado" [también aquí]. En él nos contaba la historia de Alan Turing y los orígenes de la invención de los ordenadores.

Alan Turing, que había estudiado y era profesor en King's College, trabajó durante la Segunda Guerra Mundial en uno de los destinos más secretos: Bletchey Park, una apacible mansión en el campo que escondía la Escuela de Códigos y Cifras. Tan secreto era que se llamó Estación X y allí se concentraron los esfuerzos para descifrar las comunicaciones alemanas. Llegaron a trabajar 12.000 personas, no sólo matemáticos y descifradores de códigos, sino muchos otros tipos de expertos (lingüistas o campeones de concursos de juegos de palabras y crucigramas) y Alan Turing fue la estrella de todos ellos. Los alemanes utilizaban una máquina de encriptar llamada "Enigma" y sus mensajes cifrados eran imposibles de desentrañar. La genialidad de Turing fue concebir las matemáticas, no sólo como ejercicio teórico, sino que también pensaba en su posible aplicación práctica. Trabajando en Bletchey Park diseñó una máquina llamada Bombe que ayudó a descifrar los mensajes encriptados con Enigma y, en última instancia, a ganar la guerra a los aliados.

La vida de Turing no fue nada convencional, ni en su faceta pública ni en la privada y así la refleja Leavitt, pero también nos habla largo y tendido sobre los mayores descubrimientos matemáticos de Turing y sobre criptoanálisis. Tan largo y tendido que debo reconocer que me cansé de leer. Es desde luego una opinión personal: yo no sé nada de matemáticas ni he descifrado nunca un código y llegó un momento en que el tema se me hizo muy árido, pero pienso que los aficionados a este tema disfrutarán con ello.

 

En sus investigaciones para documentarse pare este libro, en especial sobre la estancia de Turing en Cambridge, Leavitt se encontró con algo muy peculiar y que le gustó tanto que es el tema de su siguiente novela "El contable indio". En los años previos a la 1ª Guerra Mundial, el gran matemático británico G.H. Hardy tuvo noticia de un genio autodidacta, el indio Srinivâsa Aiyangâr Râmânujan y le invitó a Cambridge para que pudiera desarrollar su potencial. La novela trata sobre la relación entre estos dos personajes, incluso la cuenta el mismo Hardy, pero además y sobre todo, le sirve a Leavitt para hacernos un retrato de Cambridge durante ese período.

 

A través de Hardy, el escritor nos habla, desde luego, de matemáticas, pero también nos permite adentrarnos en la vida académica, mostrándonos personajes y grupos conocidísimos de aquella época (por ejemplo la sociedad secreta "Los Apóstoles" a la que pertenecieron muchos de los integrantes del llamado grupo de Bloomsbury); asimismo nos acerca a la política e intrigas universitarias, al movimiento pacifista en plena efervescencia contra la guerra inminente y por supuesto a la dificultad de las relaciones entre clases y el choque entre mundos opuestos. Leavitt en "El contable indio" nos muestra, en fin, una pequeña parte de la edad dorada del imperio: un mundo de privilegios y contradicciones en los inicios de su próximo colapso.

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Pilar Gómez Bachmann

Comentarios - 4

Pilar

4
Pilar - 17-01-2012 - 21:06:34h

Tienes toda la razón Victoria, citaba de memoria. Leavitt se refiere a la película en la nota de la página 151 de la versión en castellano de 2007. Dice "Una película... notoria por la ausencia de personaje alguno de nombre Turing" Gracias por la corrección.

Victoria Fernández

3
Victoria Fernández - 17-01-2012 - 00:31:49h

Disculpa, Pilar, pero te equivocas. En el segundo capítulo de Enigma, Jericho, regresado a Cambridge para reponerse de sus problemas de salud, evoca el pasado cuando conoció a Alan Turing y le pidió que le dirigiera la tesis acerca de la teoría de los números primos de Riemann, elegida precisamente como culto a Turing, su héroe, que investigaba en ese mismo campo. Lo cita como autor de Sobre los números racionales y como padre de la Máquina Computadora Universal.

Pilar

2
Pilar - 21-11-2011 - 15:49:35h

Ma. Victoria, la novela Enigma de Robert Harris es muy entretenida y yo disfruté mucho con ella, pero no menciona en ningún momento a Alan Turing. David Leavitt en esta biografía se refiere a ello como ejemplo del olvido en que cayó Turing y el desconocimiento general del papel tan importante que jugó en la victoria de los aliados. En cuanto a la verdadera historia de la máquina Enigma y la desencriptación de los códigos alemanes recomiendo el libro “Enigma: The Battle for the Code” de Hugh Sebag-Montefiore, que se lee casi como una novela de espías.

M. Victoria Fernández Sánchez

1
M. Victoria Fernández Sánchez - 18-11-2011 - 19:28:18h

Curiosa la biografía del matemático "inventor" de los ordenadores, Alan Turing. Hay una novela, Enigma, de Robert Harris, publicada en 1995, inspirada en la biografía del famoso matemático: un estudiante de doctorado de Alan Turing, en Bletcheley Park, se dedica a desencriptar el código de las comunicaciones alemanas. Todo ello junto con una historia de amor desairado, agentes secretos, un traidor vendido a los alemanes por odio a los rusos...
http://en.wikipedia.org/wiki/Enigma_(novel)
Pronto se convirtió en un bestseller y en 2001 se adaptó al cine: http://www.imdb.com/title/tt0157583/


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]