Theatrum orbis terrarum

Willem Janszoon Blaeu (1571-1638)

Guil. et Joannis Blaeu Theatrum orbis terrarum, sive Atlas novus. Pars secunda.
Amsterdami : apud Ioh. & Cornelium Blaeu, 1640

BH FLL 27821 (GF)

Enlace al catálogo y al texto completo


La gran escuela cartográfica de los Países Bajos iniciada por G. Mercator y A. Ortelius culmina en el siglo XVII con conocida dinastía de los Blaeu, encabezada por Willem Blaeu, un reputado matemático y cartógrafo especializado en la fabricación de globos, cartas náuticas e instrumentos de navegación.  En 1629  adquirió las planchas de los Atlas Mercator-Hondius para introducirse en el floreciente negocio de los atlas cartográficos de Amberes, lo que consiguió al poco tiempo, pues ya en 1630 publica su primer altas, el Atlantis Appendix. Al año siguiente lanzó al mercado una obra de excelente calidad,  Appendix-Theatri A. Ortelii et Atlantis G. Mercatori, y entre los años 1635 y 1655 un atlas en dos volúmenes tituladoTheatrum Orbis terrarum sive Atlas Novus, con 208 mapas que tuvo un enorme éxito y se editó en varios idiomas (latín, alemán, holandés, y francés). Tras la muerte de Willen en 1638 heredaron el negocio cartográfico sus hijos Cornelius y Johan Blaeu que continuaron publicando hasta 1655 el Theatrum Orbis terrarum sive Atlas Novus ampliando el número de mapas y volúmenes hasta llegar a un total de seis.    

La Biblioteca Histórica conserva este ejemplar del segundo volumen perteneciente a la edición latina de 1640 de Theatrum Orbis terrarum sive Atlas Novus publicado por Joan Blaeu, (1596-1673) y Cornelis Blaeu (1610-1644) en Amsterdam. El volumen está dividido a su vez en dos partes, cada una con su propio frontispicio arquitectónico. La primera lleva el escudo heráldico de la casa real de Francia y contiene 53 mapas del país galo, mientras que la segunda, con el escudo de la Monarquía Hispánica acompañado de figuras alegóricas de los cuatro continentes, contiene 14 mapas de España y Portugal. El Atlas termina con secciones dedicadas a los continentes de Asia, África y América.

Los mapas de este atlas están coloreados a mano, si bien en la mayoría de ellos el color se limita a señalar las divisiones territoriales y las ricas cartelas rodeadas de motivos heráldicos, ángeles y personajes ataviados según las costumbres de cada espacio cartografiado. Por la riqueza de la ornamentación destacan los mapas de Asia, África y América rodeados de enormes orlas decorativas -muy características del estilo de los Blaeu ya que fueron los primeros en incorporarlas- con bellísimas imágenes de vistas y planos de ciudades en la parte superior combinadas con representaciones de los habitantes nativos de cada región a los lados. Estos bellísimos mapas son una buena muestra del lujo que caracterizó a la decoración de los mapas de esta conocida dinastía cartográfica del siglo XVII.

(Volver a la portada)