Canon medicinae

Avicena 


Libri quinque Canonis medicinae Abu Ali Principis filii Sinae alias corruptè Avicennae : quibus additi sunt in fine eiusdem libri Logicae, Physicae & Metaphysicae
Romae : in Typographia Medicea, 1593

BH MED 191

Enlace al catálogo y al texto completo

El médico persa Avicena escribió  su  Kitab al Qanum fi al Tibb, Libro del  Canon  de Medicina en las primeras décadas del siglo XI. Verdadera enciclopedia médica y síntesis de la medicina clásica y árabe, esta obra será el tratado médico de mayor autoridad  en el mundo islámico y lectura obligada  en  las Universidades europeas  hasta  bien entrada la Edad Moderna.

Avicena (Ibn Sina) nació en Afshana, cerca de Bukhara, (Uzbekistán) en  el año 980. De familia acomodada,  su vocación por la Medicina  se le manifestó a muy temprana edad. Con una  formación humanista  de raíz aristotélica, fue además de médico, astrónomo, político y  filósofo.  Su producción bibliográfica es amplia, pero su lugar en la  historia de la Medicina lo ocupa gracias a esta obra, escrita con  la intención expresada en el prólogo, de reunir las  "reglas generales y particulares" de la medicina. Avicena murió en Hamadán  (Persia) en el año 1037.

 El Canon está dividido en cinco libros, subdivididos en secciones, temas y capítulos. En el primero o Generalidades  se abordan los principios  básicos de la Medicina  con sus dos  partes, teórica y práctica. El libro segundo trata de las cualidades  generales de los medicamentos simples; en el libro tercero se tratan  la causa de las enfermedades, la higiene y la salud,  el cuarto se refiere a las enfermedades generales y el quinto y último está dedicado a los medicamentos compuestos.

Su difusión por Europa fue extraordinaria gracias a la versión latina que hizo Gerardo

de Cremona en la  segunda mitad del siglo XII  en la Escuela de Traductores de  Toledo.

Sin embargo, la primera edición  impresa en  su lengua original no verá la luz hasta 1593. Se publicará en Roma, en  la Typographia Medicea, recién creada por  el Cardenal Fernando de Médicis en 1590. Varios factores debieron intervenir en la creación de esta imprenta, factores religiosos, demanda de leer los tratados científicos originales, sin pasar por el tamiz de traductores e intérpretes y posiblemente interés económico ante la oportunidad de establecer redes comerciales con Oriente. Como director fue elegido el orientalista Giovanni Battista Raimondi,  pionero en Europa de la tipografía en caracteres árabe. Esta sólo se mantuvo activa  hasta 1614 y el Canon íntegro en árabe fue uno de  los  seis primeros libros salidos de sus prensas.

El  ejemplar que se encuentra en la Biblioteca Histórica  de la Universidad Complutense de Madrid (BH MED 191) procede  de la Biblioteca de San Francisco de Murcia y está encuadernado en pergamino. Presenta ex libris manuscrito de  Ignacio de Asso y sello del Real Colegio de San Carlos. Está digitalizado a texto completo  y es el único ejemplar  recogido en  el Catálogo  Colectivo del Patrimonio Bibliográfico español.

MÁS INFORMACIÓN:

"Un tesoro complutense de Medicina: la primera edición en árabe del Canon de Avicena (Roma, Typographia Medicea, 1593)". Noticia en Folio Complutense.