La Celestina

Fernando de Rojas (ca. 1465-ca. 1541) 

Ain Hipsche Tragedia von zwaien liebhabenden Mentschen ainem Ritter Calixstus und ainer Edeln junckfrawen Melibia genant.
In Ausburg : durch Sigismund Grymm und Marx Wirsung, 1520

BH FLL Res.825

Enlace al catálogo y al texto completo
 

Se trata de la traducción de La Celestina realizada por Christof Wirsung editada en Augsburgo en 1520. Esta traducción alemana, además del valor literario, tiene también el tipográfico. Es un volumen en cuarto encuadernado en pergamino, de 316 páginas, impreso en letra gótica en el que destacan las bellas ilustraciones xilográficas, obra de uno de los grandes ilustradores de la época. De esta edición se conservan solamente 12 ejemplares, casi todos en bibliotecas centroeuropeas. El ejemplar de la Biblioteca Histórica es el único conservado en España. Perteneció a la biblioteca del Colegio Imperial de los Jesuitas, sin que haya podido reconstruirse la historia de su procedencia anterior, que Menéndez Pelayo atribuía a un jesuita alemán que lo trajera consigo.

Christof Wirsung (1500-1571) realizó la traducción a partir de la primera edición en italiano (1506),  que fuera traducida por Alfonso de Ordóñez. Wirsung debió conocer las traducciones italianas cuando fue enviado por su padre a estudiar a Italia en 1514. En 1520 vuelve a Augsburgo, donde colaborará con su padre y con Sigismund Grimm en la traducción de obras de autores de la Reforma, como Erasmo, Ulrich von Hutten, Lutero y Melanchton. Wirsung, que estaba muy influenciado por el Renacimiento y la Reforma, realizó otra edición de La Celestina catorce años después, en 1536, que a diferencia de la primera, no estaba apenas ilustrada.

Son las bellas ilustraciones el principal distintivo de la primera edición alemana de La Celestina. El autor de las mismas es Hans Weiditz, dibujante natural de Estrasburgo, trabajó en Augsburgo ente 1516 y 1522, para trasladarse después a Estrasburgo. Muchas de sus obras se han atribuído a Hans Burgkmair, por tener un estilo muy similar. Se le conoce también como Maestro de Petrarca, por haber ilustrado sus obras. Para esta traducción de La Celestina realizó 26 ilustraciones a media página insertadas en el texto, y una a página entera, mostrando todas ellas escenas relacionadas con la narración. A éstas se suman las de la portada y el colofón, con los escudos de Lang y Wirsung (portada), y los de Grymm y Wirsung (colofón). Estilísticamente, estos grabados muestran un toque italiano, pero son netamente alemanes en cuanto a su factura. Se caracterizan por su magistral tratamiento del paisaje urbano y de los espacios interiores.

La Celestina en alemán es un hermoso libro del Renacimiento que ha sido relativamente poco estudiado por la crítica. Solamente las xilografías merecen un estudio aparte, pero el estudio de la iconografía de las ediciones ilustradas de la Tragicomedia está aún por hacerse.

(Volver a la portada)