Acerca de la materia medicinal

Dioscórides

Pedacio Dioscorides Anazarbeo, Acerca de la materia medicinal y de los venenos mortiferos. Traduzido de lengua griega en la vulgar castellana... por Andres de Laguna
En Anuers : en casa de Iuan Latio, 1555

BH MED 1501

Enlace al catálogo y al texto completo

La obra de Dioscórides es un amplio tratado en el que se describen 600 plantas, 90 productos minerales y 35 animales con sus propiedades terapéuticas. Durante la Edad Media abundaron los manuscritos en griego de esta obra y en sus traducciones al latín y al árabe. En el Renacimiento, la recuperación de la terapéutica clásica se efectuó mediante las ediciones traducidas y comentadas de esta obra. En 1478 se imprime por primera vez el Dioscórides en latín gracias a Pietro D"Abano. La primera edición griega fue publicada en la imprenta veneciana de Aldo Manucio en 1499. En España el primero fue Antonio de Nebrija, quien editó la versión latina de Jean Ruel, impresa por Arnaldo Guillén de Brocar, en Alcalá de Henares, en 1518 [BH FG 1218]. Andrés Laguna, médico del Emperador y humanista, se basó en este texto, en los del médico italiano Andrea Mattioli, en diversos manuscritos griegos y en su propia experiencia botánica y médica, para redactar su traducción al castellano, impresa en Amberes, en la imprenta de Hans de Laet (castellanizado como Juan Latio), en 1555.

Andrés Laguna tuvo mucho interés por el valor medicinal de las plantas, pues eran prácticamente los únicos medicamentos con que contaba en su profesión médica. Su contacto con Jean Ruel en su etapa universitaria parisina, le llevó a interesarse por la obra de Dioscórides, y le indujo a recopilar cuantas ediciones en griego, latín o lenguas vulgares iban saliendo de las prensas europeas. La traducción al castellano de una obra tan compleja, fue considerada una tarea muy necesaria según el mismo dice en su Epístola Nuncupatoria al comienzo del libro. En Italia, Andrés Laguna entró a formar parte del séquito del cardenal Mendoza, por lo que pudo utilizar una de las bibliotecas más importantes de la época. Entró también en contacto con estudiosos como Juan Páez de Castro y Jerónimo Zurita que le prestaron manuscritos en lengua griega sobre los que basó su fijación del texto. Posiblemente redactó sus comentarios durante sus años de permanencia en Italia, entre 1545 y 1554.

Los comentarios incorporados por Andrés Laguna son de gran amplitud y profundidad y convierten a esta obra en el primer tratado moderno publicado en España de materia médica, definida como el estudio de las materias primas y de las sustancias con propiedades terapéuticas de origen natural. Cada planta es descrita con una información muy completa: cómo identificarla, cuáles son sus cualidades, qué efectos terapéuticos tiene, qué diversas modalidades existen, cuándo recolectarla y cómo conservarla. Se incluye la descripción del medicamento, sus cualidades, propiedades e indicaciones. Cuando hay variedades se indica cuál es la mejor. También se indica la localización geográfica, toxicidad, nombres y tipo de terreno en el que crece. Contiene un glosario multilingüe de nombres de plantas de hasta diez lenguas y 648 xilografías que complementan al texto. Se trata de la primera traducción al castellano, directamente del griego, de un clásico consultado ininterrumpidamente en toda el área mediterránea desde su aparición. El libro de Laguna fue de tenencia obligatoria en las boticas españolas y fue el texto con el que aprendieron y estudiaron los boticarios españoles hasta finales del siglo XVIII.

MÁS INFORMACIÓN:

 

"Andrés Laguna y la primera versión castellana de la Materia Médica de Dioscórides". Noticia en Folio Complutense.